Religión

El cuerpo de Dios debe tener gluten 

2017-07-13

Este tema es de especial interés para quienes padecen la enfermedad celíaca, un...

Sewell Chan, The New York Times

Las hostias que los católicos utilizan en la celebración de la Eucaristía debe contener gluten, aunque sea en una cantidad mínima, según aclara una nueva circular del Vaticano.

A pesar de que este documento tiene fecha del 15 de junio, solo comenzó a generar gran atención después de que fue comentado recientemente en Radio Vaticano. La circular se emitió con el propósito de recordar algunas normas vigentes; sin embargo, sus indicaciones prácticas pueden ser útiles para disipar confusiones con respecto a la doctrina de la Iglesia en lo que se refiere al gluten, una proteína que se encuentra naturalmente en el trigo y ha sido objeto de debate tanto en materia de nutrición como de regulación.

Este tema es de especial interés para quienes padecen la enfermedad celíaca, un trastorno inmunológico que puede incluir síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, diarrea y pérdida de peso, e incluso tener complicaciones graves, o para quienes padecen otros trastornos digestivos que los hacen vulnerables incluso a pequeñas cantidades de gluten.

No obstante, muchas personas que no padecen la enfermedad celíaca pueden manifestar cierta intolerancia o alergia al gluten, y algunas otras han adoptado una dieta libre de gluten por considerarla más saludable, aunque ningún descubrimiento científico ha demostrado este punto.

Tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea, la declaración “sin gluten” puede aplicarse legalmente a alimentos elaborados con almidón de trigo de los cuales se ha retirado casi todo el gluten, aunque no todo, y en este caso el contenido máximo permitido es de 20 partes por cada millón. La Iglesia católica permitirá el uso de este tipo de pan para la Eucaristía.

Sin embargo, no permitirá que se lleven al altar panes sin ningún contenido de gluten elaborados con harina de arroz, papa, tapioca u otros ingredientes en vez de trigo (los anglicanos han adoptado una postura similar, pero algunas otras denominaciones cristianas consideran aceptable ese tipo de pan).

“Puede crearse gran confusión si se agrupa a estos ‘panes’ que no tienen gluten con otros que ostentan la descripción ‘sin gluten’, pero en realidad son panes para la Eucaristía ‘muy bajos en gluten’”, señalan las autoridades de la Iglesia católica de Inglaterra y Gales. “Esta confusión además puede producir gran inquietud entre los católicos alérgicos al gluten y quienes los atienden”.

Las nuevas instrucciones, que comunicó la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos a través de una carta circular dirigida a los obispos, enfatiza que la confusión es todavía mayor porque ahora es posible comprar pan para la celebración de la Eucaristía en muchos lugares, y por ende los estándares de comercialización y etiquetado son muy variados.

“Mientras que hasta ahora, por lo general, algunas comunidades religiosas se ocupaban de preparar el pan y el vino para la celebración de la Eucaristía”, explica la circular, “hoy se venden también en los supermercados, en otros negocios y a través de internet”.

La nueva circular del Vaticano reitera normas que comunicó originalmente en 2003 la Congregación para la Doctrina de la Fe, una institución dirigida en ese tiempo por el cardenal Joseph Ratzinger, quien más adelante se convirtió en el papa Benedicto XVI. De acuerdo con la circular correspondiente, “son materia válida las hostias con la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación sin añadir sustancias extrañas ni recurrir a procedimientos que desnaturalicen el pan”.

Para los fieles que no pueden tomar alcohol también autoriza, en vez de vino para la Eucaristía, el uso de mosto, que es un zumo de uva cuya fermentación se suspende antes de que el contenido de alcohol (por lo regular menos del uno por ciento) llegue al nivel de la mayoría de los vinos de mesa.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos ya certificó a algunos fabricantes de mosto y pan bajo en gluten para su uso en la Eucaristía. Recomienda que quienes no puedan ingerir alcohol o gluten se pongan de acuerdo con sus parroquias para que compren alternativas aceptables.

Los fieles que no toleran ni siquiera una cantidad mínima de gluten pueden comulgar “bajo la sola especie del vino”, señala esta conferencia, aunque se acostumbre distribuir el pan y no el vino.



arturo