Internacional - Política

Los recortes enfrentan a Macron con el jefe de Estado Mayor de los ejércitos

2017-07-17

Gérard Darmanin, ministro de Presupuesto, antiguo portavoz oficial de Nicolas Sarkozy,...

JUAN PEDRO QUIÑONERO / ABC.es

Ha estallado la primera crisis de fondo de la presidencia de Emmanuel Macron, enfrentado con el jefe de Estado Mayor de los ejércitos, el general Pierre de Villiers, tras el anuncio de un recorte de 850 millones de euros en el presupuesto del ministerio de Defensa.

Gérard Darmanin, ministro de Presupuesto, antiguo portavoz oficial de Nicolas Sarkozy, anunció la semana pasada una primera relación de recortes en los presupuestos del Estado, por un montante de unos 4,500 millones de euros, que debieran ascender a los 11,000 millones durante los próximos doce o dieciocho meses. Darmanin precisó que el ministerio de la Defensa estaría en primera línea de los recortes, con una supresión de 850 millones de euros de créditos presupuestarios.

Según varias filtraciones, el general de Villiers habría reaccionado en privado con una sentencia brutal: «No me dejaré foll** de esa manera». Prudente, en público, el jefe de Estado Mayor publicó un artículo muy duro en el periódico galo «Le Figaro», subrayando que el Ejército francés no podía «soportar» nuevos recortes, cuando sus misiones en el exterior y el interior han crecido de manera llamativa durante el último quinquenio. Severo, Macron reaccionó con una llamada al orden, dirigiendo un mensaje oficial a los ejércitos: «No es digno lanzar ciertos debates en la plaza pública. Yo soy el jefe supremo de los ejércitos. No necesito de ninguna presión ni de ningún comentario».

El general Pierre de Villiers había sido confirmado en su cargo hace semanas. Tras el choque frontal, Macron y el jefe del Estado Mayor deben reunirse en el Elíseo, el próximo viernes. El diario «Le Monde» estima que de Villiers «está forzado a dimitir».

Por su parte, la credibilidad de Macron pende de un hilo. Para conservarla, en Europa y la escena internacional, Macron debe cumplir con los compromisos del Pacto Fiscal Europeo, que Francia nunca ha cumplido. Para llevar a cabo tales promesas, el Gobierno francés anuncia un largo rosario de posibles recortes: 4,500 millones de euros, de entrada; 11,000 millones de euros «en total, más tarde»; para llegar a los 20,000 o 30,000 millones de euros en «los próximos años». Al mismo tiempo, el dirigente galo también se comprometió personalmente, en la reciente cumbre de la OTAN, y con su homólogo estadounidense, Donald Trump, en París, la semana pasada, a incrementar hasta el 2 % del PIB el presupuesto de la defensa nacional.

En definitiva, el anuncio de un recorte de 850 millones en el ministerio de Defensa forma parte de los proyectos destinados a intentar cumplir el Pacto Fiscal Europeo. Pero aleja a Francia del compromiso «macroniano» de incrementar el presupuesto de la Defensa nacional. Ese es el escenario de la primera crisis entre Macron y los más altos responsables de la defensa nacional.



yoselin