Migración

Europa mueve su 'frontera' al sur del Sahel

2017-08-29

Los líderes esperan que la cooperación entre países de origen y...

MARÍA D.VALDERRAMA / El Mundo

Líderes de la UE y representantes africanos pactan frenar la inmigración en Níger y Chad

Europa sigue buscando una salida para atajar la cuestión migratoria esperanzada en que los pasos ya dados están llevando a buen puerto. El presidente francés, Emmanuel Macron, adelantó ayer algunas nuevas acciones «a corto plazo» para mejorar la gestión de los flujos migratorios, que pasará sobre todo por una primera fase de identificación en Níger y Chad, dos de los principales países de tránsito de inmigrantes desde África hasta Europa.

El plan fue anunciado en el marco de una cumbre sobre inmigración y terrorismo celebrada este lunes entre los principales países europeos en contacto directo con la cuestión (Francia, Alemania, Italia, España y Federica Mogherini, alta representante de la UE para Asuntos Europeos), además de los líderes de los países africanos ya citados y Fayez el Sarraj, jefe del Gobierno de unidad nacional de Libia.

Si bien todos insisten en que la solidaridad y la acogida debe primar, Macron resaltó así la que lleva siendo su defensa en este ámbito desde su llegada al poder: la diferenciación entre refugiados e inmigrantes económicos. Así, el proceso de identificación de aquellos que podrían acogerse al estatuto de refugiados comenzaría en unos campos especiales establecidos en Níger y Chad, bajo la supervisión de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR). Macron confía en que esta fase previa evite a los inmigrantes tomar «riesgos innecesarios».

Los líderes esperan que la cooperación entre países de origen y tránsito permita también desmantelar las redes de traficantes y promover el desarrollo en los países de origen para que las comunidades locales encuentren «perspectivas» de futuro; se reforzarán los controles en las fronteras y se buscarán alternativas para sustituir el modelo de tráfico ilegal que se da en el Mediterráneo por otro «legal y regular», especificó el italiano Paolo Gentiloni, aunque esta cuestión «llevará tiempo».

La idea ahora es que se vayan realizando reuniones para hacer un seguimiento de los avances en este sentido mediante un grupo operativo (task force). Mariano Rajoy avanzó que la primera cita del grupo tendrá lugar en Costa de Marfil a finales de octubre o principios de noviembre y la siguiente en Madrid, posiblemente en noviembre, con los mismos participantes de la cumbre de ayer. Italia fue el país que más insistió en la necesidad de hacer frente a la situación con un «empeño europeo». El italiano pidió a las ONG del Mediterráneo firmar un código de conducta y adaptarse a las normas.



yoselin