Nacional - Población

Apagón afectó a tres millones de personas 

2017-09-12

Originalmente, algunas versiones afirman que se originó por un supuesto tornado que...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 11 SET - Al menos 3 millones de personas en cuatro estados del noreste de México se quedaron sin energía eléctrica por una falla de gran envergadura del ente gubernamental Comisión Federal de Electricidad (CFE).

No se reportaron emergencias en hospitales y sólo hubo informes de caos en el tránsito de varias ciudades, así como en la operación de los aeropuertos y del tren subterráneo en el estado de Nuevo León.

Originalmente, algunas versiones afirman que se originó por un supuesto tornado que azotó la región, pero horas después, el organismo aclaró que se debió a una falla en una subestación de suministro de energía eléctrica en algunas ciudades de los estados de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y Chihuahua, frontera con Estados Unidos.

El "apagón" ocurrió cerca de las 17:30 horas (23:30 GMT) del domingo cuando la Subestación San Jerónimo, en la zona metropolitana de Monterrey, capital del estado, activó los sistemas de protección del sistema eléctrico en esa región.

Brigadas de operarios, en coordinación con el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), comenzaron las labores para normalizar el suministro de energía eléctrica logrando primero que se normalizara menos de hora y media después en Chihuahua.

La noche del domingo ya se había restablecido el suministro al 80% entre los 1,8 millones de usuarios afectados por esta avería en algunas zonas de Nuevo León. En Tamaulipas todavía el 46% de la población se encuentra sin energía y en Coahuila el 57%, pero la empresa anunció que continuará trabajando hasta normalizar la totalidad del servicio de suministro de energía eléctrica de sus clientes afectados en las próximas horas.

Se desconoce, sin embargo, cuál sería la causa de la falla en la subestación, aunque por ahora no se menciona si habría habido un sabotaje.

La suspensión de energía provocó un ambiente de caos pues afectó el servicio del tren subterráneo en Monterrey, por dos horas, y generó graves pérdidas para empresarios, que demandaron a la CFE que se responsabilice y proceda a resarcir los daños.

"Las pérdidas pueden ser cuantiosas. De prolongarse la falta de servicio y no tener la información de manera oportuna para tomar las previsiones adecuadas, la CFE debe hacerse entonces responsable de los daños que dicha omisión provoque", afirmó Julio Almanza, de la Cámara Nacional de Comercio de Tampico, un puerto de Tamaulipas.

En Monterrey se reportó un fuerte atasco de tránsito por las fallas en los semáforos y los centros de distribución de gasolinas tanto en esta ciudad como en Reynosa, frontera con Estados Unidos, lucían largas filas para abastecerse de combustible por cuanto quedaron sin funcionar las bombas.

En Coahuila la situación fue tan grave que prácticamente todo el estado quedó en tinieblas y los hospitales tuvieron que operar con generadores móviles, pero no se reportaron casos de emergencia.

En torno al tornado, aunque circularon profusamente imágenes sobre el presunto fenómeno, las autoridades desmintieron que haya ocurrido.

En Saltillo, Coahuila, el estado más afectado por la interrupción de energía, el suministro de agua también se vio suspendido en toda la ciudad a partir de la tarde-noche del domingo y las autoridades prometieron restablecerlo durante las próximas horas.

Este es el segundo apagón importante registrado en lo que va del año, pues el 23 mayo pasado también hubo una falla en la línea de transmisión que corre entre los estados de Tabasco y Campeche, sureste del país, que interrumpió el servicio en diversas zonas de la península de Yucatán, afectando a 1,7 millones de personas.

Apenas dos días después, las ciudades norteñas de Reynosa y Matamoros en Tamaulipas, tuvieron una suspensión de energía similar que afectó a 500,000 usuarios en la frontera con Estados Unidos. 



yoselin