Contra Espada

Corea del Sur quiere degollar a Kim Jong-un

2017-09-18

El Ejército ha estado modernizando helicópteros y aviones de transporte para penetrar...

Choe Sang-Hun, The New York Times

SEÚL, Corea del Sur — La última vez que se supo que Corea del Sur había tramado asesinar a un dirigente norcoreano nada salió conforme el plan.

A finales de los años sesenta, después de que comandos norcoreanos intentaron saquear el palacio presidencial en Seúl, Corea del Sur sacó a renegados de la cárcel o de las calles para entrenarlos para que se colaran a Corea del Norte y degollaran a su líder, Kim Il-sung. Cuando se abortó la misión, los hombres se sublevaron.

Asesinaron a sus entrenadores y se abrieron paso a Seúl antes de hacerse estallar, un episodio que el gobierno ocultó durante décadas.

Ahora, mientras que el nieto de Kim, Kim Jong-un, acelera su programa de misiles nucleares, Corea del Sur se está preparando de nuevo para ir tras el dirigente de Corea del Norte. Un día después de que Corea del Norte llevó a cabo su sexta prueba nuclear este mes —por mucho, la más poderosa—, el ministro de Defensa surcoreano, Song Young-moo, les dijo a los legisladores en Seúl que una “unidad de decapitación” de las fuerzas especiales estaría lista para finales de este año.

La unidad con tamaño de brigada, a diferencia de su contraparte previa, operará oficialmente. El Ejército ha estado modernizando helicópteros y aviones de transporte para penetrar en Corea del Norte de noche, de manera que las fuerzas conocidas como los Spartan 3000 puedan llevar a cabo redadas.

Rara vez un gobierno anuncia una estrategia para asesinar a un jefe de Estado, pero Corea del Sur quiere mantener a Corea del Norte nerviosa y al límite en torno a las consecuencias de seguir desarrollando su arsenal nuclear. Al mismo tiempo, la postura cada vez más agresiva de Corea del Sur tiene por objetivo ayudar a presionar a Corea del Norte para que acepte la propuesta de diálogo del presidente Moon Jae-in.

“La mejor disuasión que podemos tener, además de nuestras propias armas nucleares, es hacer que Kim Jong-un tema por su vida”, dijo Shin Won-sik, un general de tres estrellas que fue el principal estratega operacional del Ejército surcoreano antes de jubilarse en 2015.

Corea del Sur ahora ha presentando tres programas armamentistas: Kill Chain; el programa de Defensa por Aire y con Misiles de Corea, y la iniciativa de Respuesta y Castigo Masivos, que incluye a la unidad de decapitación.

Desde que se divulgó la noticia de los nuevos planes de asesinato de Corea del Sur, Kim ha utilizado los autos de sus adjuntos para ir de un sitio a otro, dijeron funcionarios de inteligencia surcoreanos a los legisladores en junio.


 



regina