Ciencia y Tecnología

Silicon Valley se vuelca con México

2017-09-22

Tan pronto como se supo la gravedad del seísmo, Silicon Valley se activó. Lo hizo...

Rosa Jiménez Cano, El País

Tan pronto como se supo la gravedad del seísmo, Silicon Valley se activó. Lo hizo como saben, con fondos, movimiento en redes y tecnología. La misma noche del martes el Ayuntamiento de la ciudad se tiñó con los colores de la bandera de México, como la noche del viernes anterior en la fiesta del grito con el cónsul José Gemi González como maestro de ceremonias. Esta semana, su actividad ha sido muy diferente. Desde la reunión con los líderes comunitarios el martes, a la coordinación de esfuerzos para la ayuda e información de los que tienen familiares afectados.

Las grandes tecnológicas han donado la misma cantidad: un millón de dólares cada una. Primero fue Sundar Pichai, CEO de Google, el que envió un mensaje a través de su cuenta de Twitter. Esa misma mañana Mark Zuckerberg mostró sus condolencias, invitó a donar y aportó un millón de su bolsillo. Tim Cook, el consejero delegado de Apple, tuiteó en español y puso la misma cantidad.

Paco Solsona, líder de la comunidad emprendedora de Google en América Latina, está intentando poner las herramientas del buscador al servicio de su país. Además de las Alertas SOS, han creado un Localizador de Personas, que ayuda a los afectados por desastres naturales a encontrar a sus seres queridos y familiares. Desde este viernes la oficina del buscador será también un centro de acopio de víveres y bienes de primera necesidad.

Airbnb ha sacado un listado de hogares que abre sus puertas de manera desinteresada. Tanto Uber como Cabify retiraron sus tarifas los dos primeros días. Platzi, la start-up de educación online con sedes en San Francisco, Ciudad de México y Bogotá, además de hacer una donación, ha publicado una serie de contenidos relaciones con situaciones de emergencia.

Elsa Treviño, fundadora y socia directora de Toro Ventures, se ha erigido en una de las coordinadoras de la ayuda. Bajo el lema Startups Stepping Up ha promovido un movimiento de unión. Treviño relata como esta ola de solidaridad que ha iniciado se refleja en un buen puñado de start-ups mexicanas o latinas con planes de acción: “El edificio enfrente de LentesPlus cayó, todo el equipo suspendió el trabajo para levantar escombros. Instafit, en Roma Norte, una de las zonas más afectadas, ha puesto su equipo como refuerzo de rescate. Rappi, nacida en Colombia, con gran predicamento en la Ciudad de México, está pagando el envío de bienes a través de sus rappitenderos sin coste. Las motos de Econduce están liberadas para llevar medicinas o hacer portes de urgencia”.

Las fintech de México también están ofreciendo ayuda. Treviño explica que Bitso, líder en criptomoneda ha recaudado 340,000 pesos, cantidad que se han comprometido a igualar y donar de su bolsillo.

Skysset se dedica a la medición volumétrica de materiales. “Está liderando el esfuerzo por captar imágenes de cómo están los daños para poder medir el progreso”, relata la inversora. Blooders, un banco de sangre digital, ha creado una página especial para que los donantes sepan dónde es más necesaria su aportación. En Cuida Mi Mascota, el Airbnb para mascota líder en México, están ofreciendo hospedaje gratis para los animales domésticos que se encuentren en las calles.

El miércoles, mientras México luchaba por encontrar más supervivientes, Jorge Ríos subía al escenario de TechCrunch Disrupt, una de las citas clásicas de las start-ups. Su empresa Bridgefy era una de las finalistas. El auditorio enmudeció cuando supo que precisamente la app que presentaban estaba sirviendo para salvar vidas. Bridgefy genera una red con el chip wifi y el bluetooth para poder comunicarse entre móviles cuando no existe Internet. Al contrario de lo que sucede con las células móviles o el wifi, cuanto mayor es el número de dispositivos cercanos, más estable es la comunicación.

En San Francisco la comunidad latina, con especial representación de México, es activa y notable. Mario Valle, exdirectivo de Electronic Arts y ahora inversor de capital riesgo con Altered Ventures con foco en realidad virtual y aumentada, un campo en el que es pionero, dejó todo en la ciudad de la bahía para trasladarse a Ciudad de México. Desde allí ha estado coordinando los esfuerzos para llevar la ayuda a los lugares más adecuados, desde Plaza de Toros Monumental, convertida en centro de abastecimiento y logística, a las zonas afectadas fuera la ciudad. La de Valle ha sido una labor de altavoz y orden a través de Twitter.

Claudio Cossío, nacido en Tijuana, con alma nómada y muy frecuente en el sur de Silicon Valley, puso en marcha una campaña con una de las empresas de las que es socio con el primer terremoto, el que afectó a Chiapas y Oaxaca. Tras el nuevo seísmo el trabajo ha sido imparable. Ha tomado la misión de convertir Mapillary en el gran mapa social. Ataviado con cámaras de 360 grados, tarjetas de memoria y baterías, recorre la ciudad tomando imágenes para después subirlo a Internet y permitir la consulta tanto para particulares como para otras aplicaciones que lo necesiten.

Desde Miami, The Venture City, que propone una forma diferente de acelerar start-ups, ya ofreció su espacio de oficinas tras el paso de Irma. Ante esta nueva catástrofe han ofrecido su tecnología y redes para ayudar tanto en México como en Puerto Rico.

De manera informal primero y luego a través de las redes sociales, la comunidad mexicana de Silicon Valley se ha dado cita el domingo en el restaurante Cala para el almuerzo. De 11 de la mañana a cuatro de la tarde ofrecen un menú de bebida y comida con precio cerrado de 100 dólares que destinarán íntegramente para ayudar a los afectados.



yoselin