Internet

Facebook, el escenario del crimen en el 'Rusiagate'

2017-09-22

El jueves, Facebook anunció que entregará al Congreso de Estados Unidos miles de...

PABLO PARDO / El Mundo


El día después de las elecciones presidenciales de EU, el dueño, fundador, presidente, y consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo que la idea de que su empresa hubiera influido en los comicios en favor de Donald Trumpera "una locura".

El jueves, Facebook anunció que entregará al Congreso de Estados Unidos miles de anuncios políticos aparecidos en esa red social en 2016 y comprados por entidades de la Federación Rusa. Los anuncios habrían alcanzado a entre 3 y 25 millones de estadounidenses, según estimaciones de los expertos, y habrían dado a Facebook entre 100,000 y 150,000 dólares de ingresos (aproximadamente entre 84,000 y 126,000 euros). Es una cantidad minúscula para una empresa que facturó más de 27,000 millones de dólares (23,000 millones de euros) el año pasado, con un alucinante beneficio de 8,400 millones de euros.

Los anuncios detectados hasta la fecha no apoyaban directamente a Trump. Pero se centraban lo que Facebook ha calificado como "cuestiones que causan división", como el derecho o no a tener armas de fuego, la inmigración, las relaciones raciales, o la homosexualidad. Esta semana también se ha hecho público que Facebook publicó convocatorias de manifestaciones en favor de Donald Trump pagadas desde Rusia. El presidente de EU ha entrado hoy en la controversia en Twitter, donde escribió que "la mentira de Rusia continúa. Ahora son los anuncios en Facebook". Los anuncios fueron adquiridos por un sistema automático de Facebook.
 
Lo más alucinante es una investigación de la prestigiosa web ProPublica que ha demostrado que Facebook permite dirigir sus anuncios a personas que hacen búsquedas que incluyen "cómo quemar judíos" o "por qué los judíos lo fastidian todo". La web Buzzfeed ha descubierto que en Google también se pueden colgar anuncios orientados a gente que cree que "los negros destrozan los barrios" o "los judíos controlan los bancos".

Paradójicamente, Zuckerberg y su 'número dos', Sheryl Sandberg, son judíos. También lo es Sergey Brin, cofundador y copropietario de Google.


 



regina