Nacional - Población

Miles de escuelas inician actividades en México tras sismo, siguen operaciones de rescate

2017-09-25

"La colonia está de luto, hoy nos reunimos entre algunos vecinos y amigos. Fuimos a...

Por Lizbeth Diaz y Ana Isabel Martinez

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - Cientos de miles de estudiantes regresaban a clases el lunes en varios estados de México golpeados por el poderoso terremoto de la semana pasada, mientras continúa la búsqueda de sobrevivientes entre los escombros de los edificios derrumbados.

Más de 44,000 escuelas en seis estados tenían luz verde para volver a operar, pero sólo 103 de las casi 8,200 en la populosa Ciudad de México podrán hacerlo.

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, dijo que el regreso a clases será escalonado debido a que las autoridades deben revisar los recintos tras el sismo magnitud 7.1 del martes, que cobró 186 vidas en la capital, más de la mitad de los 324 fallecidos mayormente en la zona centro del país.

Algunos planteles de educación superior, como la Universidad Nacional Autónoma de México, con 350,000 estudiantes en varias instalaciones en la capital y alrededores, reanudará actividades el lunes.

Algunos padres no estaban muy convencidos de enviar a sus hijos al colegio por temor a que no sea seguro.

“Mi hijo tiene miedo de que se le caiga el techo de la escuela encima pero el Gobierno ya quiere que vuelvan a clases para presumir que todo el trabajo fue rápido (...) Quieren hacer ver que todo está bien porque ya se acercan elecciones”, dijo el arquitecto Ernesto Prado, de 32 años, en referencia a los comicios del 2018.

En la zona metropolitana del país, con unos 25 millones de habitantes, algunos buscaban retomar sus rutinas. Miles que se quedaron sin hogar siguen pernoctando en las calles, en autos, tiendas de campaña o en casa de conocidos.

“La colonia está de luto, hoy nos reunimos entre algunos vecinos y amigos. Fuimos a comer para animarnos, buscando un poco la normalidad dentro de lo que cabe en una situación como esta”, dijo Deborah Levy, de 44 años, y quien vive en el barrio de moda capitalino Condesa, uno de los más afectados.

AYUDA DESIGUAL

En la capital se han reportado poco más de 6,000 edificios con daños y han sido revisados unos 4,500, dijo Horacio Urbano, presidente del Centro Urbano, un grupo de expertos en temas inmobiliarios que forma parte del movimiento coordinado entre el Gobierno y la iniciativa privada para atender la emergencia.

Agregó que el 10 por ciento de los edificios dañados fue levantado después de 1990, para cuando ya se habían establecido códigos estrictos de construcción tras el mortífero sismo de 1985, que causó la muerte de miles de personas.

Miles de socorristas, incluyendo muchos que llegaron de más de una decena de países, seguían hurgando entre los escombros, aunque en algunos lugares de la capital ya habían culminado las operaciones de búsqueda para dar paso a labores de limpieza y demolición.

“Tenemos cinco puntos donde todavía estamos buscando (...) todos estos puntos siguen trabajando con rescate”, dijo el jefe de Gobierno de Ciudad de México, Miguel Angel Mancera a la televisión local. Los sitios se ubicaban en barrios del centro y sur de la capital.

En una escuela en el sur de Ciudad de México, donde 19 niños y seis adultos fallecieron, los rescatistas recuperaron el domingo al final de la tarde el cuerpo de una mujer adulta.

Mientras los trabajadores de ayuda y voluntarios se han concentrado en los distritos más acomodados de la capital, la gente en los barrios más remotos y los estados circundantes no ha visto tanta generosidad.

Miguel Ángel Luna, un arquitecto de 40 años, salió en una caravana de civiles la semana pasada para dirigirse a comunidades aisladas diseminadas alrededor de la base del volcán Popocatepetl, a unos 80 kilómetros de la capital.

“Estamos hablando de comunidades muy pobres. No tienen herramienta, no tienen materiales, no tienen dinero para reconstruir. Tardarán mucho tiempo en reconstruirse por la carencia de recursos”, dijo.

Ante las críticas de que la ayuda no está llegando a muchas zonas o que incluso algunas entidades gubernamentales los están reteniendo con fines electorales, el presidente Enrique Peña Nieto llamó a que los propios ciudadanos se aseguren de que “quienes reciben algún tipo de apoyo, sean estrictamente las personas afectadas, las familias afectadas”.

México fue sacudido en septiembre por dos potentes sismos, uno el 7 y el otro el 19, que en conjunto han dejado al menos 418 muertos. 



yoselin