Internet

La purga de la propaganda rusa en Facebook 

2017-09-29

Sin embargo, la incendiaria publicación no se originó en Idaho, sino en Rusia. La...

Scott Shane, The New York Times

El aviso apareció en Facebook el año pasado e invitaba a los ciudadanos de Twin Falls, Idaho, a una junta urgente sobre el “gran incremento de la violencia en contra de ciudadanos estadounidenses” a manos de refugiados musulmanes asentados ahí.

Sin embargo, la incendiaria publicación no se originó en Idaho, sino en Rusia. La convocante a la reunión, una página antiinmigrantes llamada “Secured Borders”, era una de cientos de cuentas falsas de Facebook creadas por una empresa rusa vinculada con el Kremlin para propagar mensajes corrosivos sobre asuntos divisorios.

La semana pasada Facebook reconoció que había cerrado las cuentas después de relacionarlas con publicidad con un costo de 100,000 dólares comprada como parte de la campaña rusa de influencia durante las elecciones de 2016 y después de estas. No obstante, la empresa se negó a describir o divulgar en detalle las páginas y perfiles que había relacionado con Rusia.

Sin embargo, un informe del medio de comunicación ruso RBC el pasado marzo identificó a la página “Secured Borders” como obra de la Agencia de Investigación en Internet, una empresa con sede en San Petersburgo que emplea a cientos de los llamados troles para publicar material en apoyo de las políticas gubernamentales rusas. Un funcionario de Facebook confirmó que “Secured Borders” se eliminó como parte de la purga de páginas rusas falsas.

La página “Secured Borders”, según muestra una búsqueda de imágenes archivadas, pasó meses publicando como un grupo activista estadounidense y propagando mensajes provocadores en Facebook, en los que llamaba a los inmigrantes “escoria” y “arrimados”, además de asociar a los refugiados con el crimen y alabar la mano dura del presidente Trump respecto de la inmigración. La página atrajo a más de 133,000 seguidores antes de que la cerraran.

También promovió el encuentro del 27 de agosto de 2016 en Twin Falls, llamado “Los ciudadanos antes que los refugiados”, que The Daily Beast fue el primero en reportar. La convocatoria se dio en medio de declaraciones incendiarias que vinculaban a los refugiados musulmanes en Twin Falls con el crimen, las cuales circularon en sitios web de extrema derecha el año pasado. En mayo, Alex Jones, del sitio sobre conspiraciones Infowars.com, se retractó de una declaración que afirmaba que la compañía de yogures Chobani, de Twin Falls, que se había propuesto contratar a refugiados, había sido “atrapada importando violadores migrantes”.

Shawn Barigar, el alcalde de Twin Falls, dijo que la sede del concejo, donde la supuesta reunión se celebraría un sábado, estuvo cerrada ese día y que los funcionarios no recuerdan que haya habido ningún encuentro. Sin embargo, también dijo que después de dos años de un “fuerte debate” sobre el programa de reasentamiento de los refugiados de la ciudad, que se remonta a los años ochenta, era “algo surreal” descubrir que Rusia se había sumado a él.

“Pensé: ‘Vaya, ese es un giro interesante’”, dijo Barigar. Mencionó que el programa “representa nuestros valores fundamentales como comunidad: dar la bienvenida a otros y aprender unos de otros”. Dijo que los inmigrantes no han provocado problemas desproporcionados ahí.

La multifacética operación informativa rusa dirigida a las elecciones presidenciales tuvo muchos elementos, incluyendo el hackeo y la filtración de correos electrónicos de demócratas, ataques frecuentes a Hillary Clinton en el canal de televisión RT y el sitio noticioso en línea Sputnik, así como la creación de cuentas falsas en Facebook y Twitter. Sin embargo, la publicación de Twin Falls es el primer ejemplo que sale a la luz de agentes rusos realmente tratando de convocar un mitin político en tierras estadounidenses.

Empleados de Facebook, que hablaron a condición de que se respetara su anonimato, dijeron que habían encontrado una pequeña cantidad de eventos adicionales anunciados por las páginas creadas en Rusia y que estaban buscando más. Se negaron a dar ejemplos.

Las nuevas revelaciones aumentan la presión sobre Facebook para que haga público más de lo que sabe sobre las operaciones de propaganda rusas.

Refiriéndose a las redes sociales como “el salvaje Oeste”, el senador de Virginia, Mark Warner, el principal demócrata en el Comité de Inteligencia, afirmó que comprender la experiencia de 2016 con las intrusiones rusas es crucial porque “la cantidad de publicidad y el uso de estas plataformas de redes sociales en las elecciones aumentará exponencialmente”. Mencionó que los representantes de Twitter presentarán pronto un informe al comité.

Facebook señaló recientemente que las “470 cuentas no auténticas y Páginas que violan nuestras políticas” que vinculó con Rusia y eliminó habían comprado cerca de 3000 anuncios entre junio de 2015 y mayo de este año. Aunque algunos anuncios mencionaban a los candidatos presidenciales o las elecciones, la mayoría “parecían enfocarse en cambio en amplificar mensajes sociales y políticos divisivos a lo ancho de todo el espectro ideológico, tocando temas desde asuntos LGBT hasta cuestiones raciales, inmigración y derechos sobre las armas”, escribió Alex Stamos, el director de seguridad de la empresa.

El presidente ruso, Vladimir V. Putin, ha estado preocupado desde hace tiempo respecto de que Estados Unidos pueda estar motivando movimientos a favor de la democracia dentro de Rusia y en su periferia, incluyendo a Ucrania, Georgia y las repúblicas bálticas.

Jonathon Morgan, un antiguo asesor del Departamento de Estado que ha estudiado las operaciones rusas en línea en su empresa, New Knowledge, dijo que la actividad en Facebook enfatiza que el objetivo más amplio de Rusia iba más allá de los ataques a Clinton o el apoyo a Trump en las elecciones pasadas.

“Esto tiene que ver más con desestabilizar la democracia y enfrentarnos a unos contra otros para limitar la influencia de Estados Unidos en la escena mundial”, afirmó.

Clinton Watts, un exagente del FBI que ahora trabaja en el Instituto de Investigación de Política Exterior y que ha estudiado la campaña de influencia rusa, dijo que además de dañar la imagen estadounidense, Putin tiene razones para cortejar a subgrupos específicos.

“Si tiene éxito, se hace de un público oriundo de Estados Unidos que apoye sus políticas”, señaló Watts. “También le da ventaja para decirle al presidente Trump: ‘¿Por qué no dejan de interferir en Ucrania y nosotros dejaremos en paz a su audiencia nacional”.

La posible influencia de los anuncios en Facebook vinculados con Rusia depende en parte del objetivo al que apuntaban. Aunque 100,000 dólares es poco si se compara con los miles de millones de ganancias trimestrales por publicidad para Facebook, los expertos en publicidad digital dicen que incluso poco dinero puede llegar muy lejos a través de la publicidad en Facebook.

“En un mundo de micromercados, donde puedes dirigirte a personas con base en su código postal, 100,000 pueden tener un alcance mucho mayor del que uno se percataría”, dijo Jason Kint, director ejecutivo de Digital Content Next, un organismo gremial de investigación publicitaria.

Un grupo como “Secured Borders” puede poner a prueba cientos de publicaciones en Facebook para ver cuál contenido resuena entre la gente, monitoreando de cerca la cantidad de me gusta, compartir y clics que recibe una publicación. Si una tiene éxito, el grupo puede pagar para promoverla, colocándola así eficazmente a la vista de millones de personas.

El asunto es espinoso para Facebook, cuyo negocio se basa casi completamente en la publicidad. Los ejecutivos del gigante de las redes sociales están muy preocupados por las recientes investigaciones del gobierno federal sobre cómo funciona la publicidad en la empresa. Esta publicidad no está sujeta a la misma normatividad que regula los anuncios políticos en prensa, radio y televisión.

El uso de Facebook por parte de la campaña rusa ha afligido a algunos empleados, de acuerdo con comunicaciones internas. En un fragmento de un foro de discusión de la compañía que se compartió con The New York Times, los empleados de Facebook presionaron a sus jefes para que sean más abiertos.

“¿Por qué estamos escribiendo sobre esto hasta ahora?”, escribió un empleado, y señaló que la divulgación reciente por parte de Facebook se dio después de meses de reportes noticiosos sobre la campaña de influencia rusa. Otros trabajadores pidieron ejemplos de los anuncios en cuestión, así como detalles sobre lo que la empresa describió como “elección geográfica del blanco” de algunos anuncios, específicamente si se dirigieron a estados que no son claramente demócratas o republicanos, sino que pueden cambiar su voto de una elección a la otra.

Stamos, el director de seguridad de la empresa, se negó a develar más información. “Hay cuestiones legales complicadas acerca de lo que podemos compartir con las distintas partes interesadas”, escribió en el foro de discusión. “No puedo dar más detalles que esos por el momento”.



yoselin