Reportajes

Tiroteo en Las Vegas, horror en la "ciudad del pecado" de Estados Unidos 

2017-10-03

Sin embargo Paddock decidió apuntar hacia un lote generalmente vacío de tierra, Las...

PABLO SCARPELLINI / El Mundo

Pocos sitios hay tan propicios en Estados Unidos para una clase de masacre como la del domingo por la noche. Las Vegas en sí tiene una población modesta, 583.756 almas censadas, pero es el turismo masivo el que lo convierte en un lugar único, una fiesta permanente a la que cada año acuden más de 42 millones de personas.

Por el 'Strip', la avenida principal de Las Vegas, pululan siempre miles de personas, atraídas por tiendas únicas, puestos de comida y siempre lugares donde beberse un trago de gran tamaño por poco dinero. Si es garrafón o no, poco importa.

El Mandalay Bay, donde estaba alojado Stephen Craig Paddock, en cuya casa la policía encontró armas, munición y explosivos, es el casino más al sur de la concentración principal de hoteles de Las Vegas. En total cuenta con 3.309 habitaciones y dos de las discotecas más populares de la ciudad, casi en la azotea del edificio, con vistas espectaculares al resto de la urbe de neón.

También tiene un acuario dentro del hotel, el Shark Reef, y acoge cada año multitud de convenciones y eventos. Es decir, que siempre hay manadas de gente circulando por sus entrañas.

Sin embargo Paddock decidió apuntar hacia un lote generalmente vacío de tierra, Las Vegas Village. Desde la calle solo se ve la estructura del escenario y poco más, pero el recinto es propiedad de MGM Resorts y puede albergar hasta 25,000 personas para un evento como el del domingo por la noche, Route 91, de música country. Unos 350 metros separaban la habitación de Paddock del recinto.

Aunque nada se puede comparar en magnitud con los 59 muertos y más de 500 heridos de esta matanza por el tiroteo indiscriminado, Las Vegas no es una ciudad ajena a la tragedia. En lo que va de año, se han producido 107 homicidios en la ciudad y alrededores. En febrero de 2013, tres hombres fallecieron en el Strip tras un intercambio de disparos a altas horas de la madrugada.

Sin embargo, los turistas nunca han dejado de viajar a la 'ciudad del pecado'. Horas después de que se retirara el cadáver de Paddock, el Mandalay Bay anunció que reabría sus puertas sin ninguna restricción de acceso a sus instalaciones. El negocio siempre manda.

Las Vegas es y seguirá siendo la ciudad del exceso. Cada casino factura una media de 610.079 dólares al día gracias a ese deseo de desenfreno que el año pasado representó 35,000 millones de dólares en gasto, un 16,3% más que el año anterior.

En total, cada turista se deja una media de 827 dólares en la ciudad, unas cifras que suponen un tercio del producto interior bruto del estado de Nevada y casi la mitad de los puestos de empleo. Nada, ni siquiera una matanza así, parece capaz de frenar un monstruo semejante.



yoselin