Reportajes

Un símbolo llamado Álvaro Obregón 286 

2017-10-04

Durante 16 días y 16 noches esta esquina a medio camino entre las colonias Roma y La...

Jacobo García, El País

El lugar que hace dos semanas era un hervidero de rescatistas, ambulancias, soldados y madres llorando en la acera, es este miércoles un cruce de calles en silencio, donde quedan algunas carpas vacías, cubos de basura y cintas amarillas para impedir el paso.

En la esquina de Álvaro Obregón, 286 donde hace dos semanas había miles de jóvenes cargando cascotes en cadena, ahora hay un grupo de funcionarios desganados y dos cámaras de televisión.

El domingo dos, el lunes seis, el martes uno y el miércoles otro. Desde que fue recuperado el último cuerpo, ya no es el mejor lugar de la ciudad para hacer los directos.

Tras el terremoto de 1985, también en la colonia Roma, el estadio de béisbol se convirtió en símbolo de la devastación donde cientos de cuerpos fueron alineados sobre el pasto en bolsas y en ataúdes de cartón, hasta que se dejó de contar.

32 años después, el edificio de Álvaro Obregón 286 es el perfecto resumen del terremoto del 19 de septiembre: la solidaridad entusiasta y milenial, la corrupción urbanística y el desprecio institucional.

A las 13:14 el edificio de oficinas quedó reducido a un amasijo de hierros, columnas, vigas y hormigón, cuando todos comían. Dentro había 77 personas y comenzó una carrera contra el reloj de cientos de espontáneos por tratar de hallar supervivientes.

Los primeros tres días se movieron los cascotes de forma frenética y desorganizada y después precisa pero desesperadamente lenta. Durante la primera etapa, 28 personas fueron recuperadas con vida, a la que luego le siguió un macabro goteo de cuerpos hasta sumar 49.

Durante 16 días y 16 noches esta esquina a medio camino entre las colonias Roma y La Condesa, fue un tiovivo de emociones donde decenas de familias aguardaban bajo una carpa de plástico con la cabeza entre las manos. Un día ladraban los sensores israelíes detectaban calor humano, y otro se extendía el rumor de que la maquinaria pesada estaba lista para intervenir.

Habían pasado más de 72 horas y la tía de Laura, una secretaria del Estado de México de 21 años, mantenía la esperanza frente a las ruinas. “Lo que más me preocupa es saber cómo estará ella ahí dentro, bajo los cascotes”, decía a este periódico. O el español, Jorge Gómez, cuya novia Irene pasó diez noches de lluvia junto a los rescatistas. Fue la espera de los mineros chilenos pero sin final feliz.

El estado de ánimo al pie de la mole de concreto pasó de zozobra a irritación, a medida que se conocían detalles del edificio, ubicado en una de las zonas de mayor plusvalía de la ciudad.

El inmueble de tres pisos, que se vino abajo en 15 segundos, tenía, en realidad, seis niveles construidos, tres más de los permitidos. Además, para levantarlos se utilizaron placas cinco veces más pesadas de lo habitual: “Se hicieron dos cosas terribles; construir tres nuevos pisos, y hacerlo con ‘losa catalana’, que tiene 60 centímetros de grosor cuando lo habitual es de 12 o 14 centímetros”, reconoció ante los familiares Humberto Morgan, coordinador de Movilidad del Gobierno de la capital.

Durante la espera, el improvisado campamento levantado a pocos minutos caminando del centro financiero del país, ha sido todo menos un lugar de paz y duelo. Seis días después del terremoto las familias exigieron a gritos a los soldados que permitiera el acceso de los Topos, los rescatistas mexicanos conocidos por su valiosa aportación en el 85, y cuyo trabajo restringían para facilitar el trabajo de los israelíes y sus modernos aparatos. “Si no van a ayudar, no estorben, cabrones”, les gritaban al otro lado de la valla.

Las familias descubrieron también que varios cuerpos habían salido hacia la morgue mientras las familias aguardaban bajo el sol y la lluvia más de 80 horas sin que nadie les hubiera avisado. El motín familiar obligó a que un funcionario se comprometiera a explicar cada día las tareas de rescate, previa firma de un documento de confidencialidad. Sólo a partir de entonces tuvieron información sobre sus hijos y hermanos.

El sismo de 7.1 de hace dos semanas causó en Ciudad de México 225 muertos, 21 heridos que siguen hospitalizados, 30 edificios derrumbados y otros 1,000 inmuebles más desalojados por temor a que cualquier réplica los tumbe en pocos segundos.

En las inmediaciones del edificio que se tragó a 77 personas hay atmósfera de panteón, aunque el ruido del tráfico ha recuperado a codazos su espacio.

A varias cuadras de ahí, el estadio de béisbol es ahora un enorme centro comercial. Los vecinos esperan algo mejor para el nuevo símbolo que dejó la tierra en Álvaro Obregón 286.



yoselin