Nacional - Economía

Empresarios dan por hecho fin de TLCAN

2017-10-04

"En esta negociación existen riesgos importantes y cabe la posibilidad de que nos...

 

Estados Unidos insiste en imponer restricciones a productos agrícolas


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 4 OCT - Empresarios mexicanos dan casi por hecho que se romperá el Tratado de Libre Comercio de América del Norte debido a la insistencia de Estados Unidos de imponer restricciones a productos agrícolas.
    
"En esta negociación existen riesgos importantes y cabe la posibilidad de que nos levantemos de la mesa por la razón de que los socios pidan circunstancias que México no pueda cumplir, que no van con la realidad de hoy", dijo Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CEE).
    
"En el caso de que no tuviéramos TLCAN, además de adecuar en materia de espejo nuestra relación bilateral con los dos socios, tenemos que seguir abriéndonos al mundo", señaló el dirigente.
    
El acuerdo, que está por cumplir 24 años de vigencia, triplicó el comercio bilateral, hasta llevarlo a cerca de un billón (un millón de millones) de dólares, además de crear uno de los más grandes mercados del mundo, con 460 millones de consumidores.
    
A pesar de ello, el presidente de Estados Unidos Donald Trump ha despotricado una y otra vez en contra de este instrumento por considerarlo "un desastre" para su país, y por atribuirle algunos de los males más grandes de la economía norteamericana, como el cierre de plantas fabriles para trasladarlas a México.
    
Sobre todo, insiste en quejarse del déficit de 63,000 millones de dólares anuales en el comercio bilateral, a pesar de que el saldo negativo del intercambio con China es seis veces mayor, sin que exista un tratado comercial.
    
Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), dijo que si México abandona el TLCAN, se fortalecerá el comercio con China, pero si no es posible, se apostará por el plan 'B', de trabajar bajo las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), con aranceles promedio de cuatro por ciento. "Preferimos una salida digna del TLCAN y aguantar dos años y medio con las reglas de la OMC para esperar al siguiente presidente de Estados Unidos y de Canadá para llegar a un nuevo acuerdo, que hacer un mal acuerdo que nos marcaría por los próximos 25 años", dijo el dirigente.
    
Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo de Negociaciones Internacionales del CCE, conocido como el "Cuarto de Junto", no descartó tampoco la posibilidad de que México abandone las negociaciones y rompa con el acuerdo.
    
En esa circunstancia, México podría optar por reducir los aranceles que aplica a la importación de productos, a la par de de Estados Unidos, señaló Luis Robles, presidente del consejo de administración del grupo financiero español BBVA Bancomer.
    
Hasta ahora se han celebrado tres rondas para la renovación del tratado, la primera en Washington, la segunda en la Ciudad de México y la tercera en Ottawa. El "round" número 4, que se llevará a cabo del 11 al 15 del presente, será complicado "porque estamos llegando al hueso", pronosticó el ministro de Economía, Ildefonso Guajardo.
    
Mientras en las primeras rondas los negociadores avanzaron en temas donde no hay diferencias, para la cuarta se pondrán sobre la mesa asuntos complejos, entre los que figura el laboral, las reglas de origen o la reciente propuesta de Estados Unidos de limitar exportaciones en frutas y hortalizas mexicanas por estacionalidad. Uno de los nudos gordianos es precisamente el agrícola, en particular la exportación de "berries" y tomates, entre otros productos.
    
En nueve años México aumentó en promedio 59% por ciento la exportación de "berries" y 9% las de tomate a Estados Unidos, lo que atizó la ira de los poderosos productores de Florida, que presionan con fuerza a Washington para contener el acceso a estos productos en su país.
    
Lo que está en juego no es un asunto menor, pues las exportaciones de ambos frutos a ese país sumaron 2.743 millones de dólares en 2016, mientras que la producción estadounidense se encuentra estancada. A pesar de todo, expertos del Bank of America Merryl Lynch confían en que Washington no se saldrá del acuerdo "dados los beneficios que reciben los productores" y el "poder" e influencia de algunos grupos económicos que se benefician de este instrumento. 



yoselin