Internacional - Política

Macron no descansa, Brigitte se preocupa

2017-10-04

El joven mandatario, a sus 39 años, es el que más tiempo permanece cumpliendo sus...

   
(ANSA) - PARIS, 4 OCT - El presidente de Francia, Emmanuel Macron, casi no duerme y trabaja hasta altas horas de la noche en el Eliseo enviando mensajes de texto a las dos de la madrugada, mantiene reuniones en medio de la noche y los teléfonos de los ministros suenan en sus mesitas de luz.

El joven mandatario, a sus 39 años, es el que más tiempo permanece cumpliendo sus labores, situación que comenzó a preocupar cada vez más a la primera dama, Brigitte, quien quiere que -según publicó el semanario L'Express- se cuide más.

A menudo las cenas con políticos o huéspedes terminan después de la medianoche, a ese punto -recordó el semanario- Macron vuelve a su estudio o a su habitación y retoma la lectura, prepara discursos para el día siguiente, contacta a colaboradores, a ministros. No descansa.

Uno de los ejemplos mencionados sucedió la semana pasada, inmediatamente después de la reunión italo-francesa en Lyon, cuando Macron invitó a todos los huéspedes a cenar a un restaurante del barrio de la Fourviere, obligando a toda la delegación a redoblar esfuerzos. Unos colaboradores se quedaron con él, en Lyon: "Me dejó libre a las 2.30" locales, recordó uno de ellos.

En el Eliseo, para tener el ritmo del presidente, quien se autoproclamó -ya en campaña electoral- "dueño de su tiempo", nadie descansa.

Quien trabajaba con él en el ministerio de Economía recuerda de reuniones que terminaban a las 7 de la mañana sobre "crecimiento y actividad", después de las cuales el ministro Macron "prefería hacerse una caminata en París, seguido por su auto azul, "para reflexionar y hacer una pausa". Tras eso retomaba sus compromisos sin más.

Nadie a visto a Macron dormido o cansado por la fatiga, alguno se jacta de haberlo inmortalizado con una foto una vez en el tren, al amanecer, dormido en su asiento. Nadie conoce su secreto, alguno comprobó que puede dormir tan solo tres horas por varias noches consecutivas. A veces se lamenta de estar cansado y Brigitte le hecha la culpa. Pero el único "cómplice" de la primera dama, que osa recordarle al presidente que es hora de ir a dormir y apagar las luces en el Eliseo, es el primero de sus aliados, el centrista Francois Bayrou. 


 



regina