Deportes

Argentina - Perú, una final en la que los dos se juegan todo 

2017-10-05

En 1993 se vivió una situación similar, pero el equipo entonces dirigido por Alfio...

Ramiro Barreiro, El País

Los papeles se han invertido. Argentina, aquella poderosa selección que siempre se mostró quejosa de tener que jugar en la altura de Quito, La Paz o Cusco es hoy la que en forma estratégica cambia de estadio para generar presión, en un afán desesperado por llegar a Rusia 2018. Del otro lado Perú, la cenicienta en racha que no pierde desde noviembre del año pasado, y que busca ir a una copa del mundo luego de 36 años de ausencias. Argentina y Perú tienen la misma cantidad de puntos y casi la misma diferencia de gol, pero las motivaciones son diferentes: a la albiceleste la moviliza el espanto, mientras que a la albirroja la impulsa el deseo.

Este jueves, pasadas las 20 horas, el mejor futbolista argentino después de Maradona pisará por primera vez La Bombonera, el templo del fútbol de ese país. Recién a los 30 años y luego de ganar cuatro ligas de Campeones y cinco balones de oro. El poco provecho que Argentina le ha sacado a Messi hasta ahora, sobrepasa los límites del absurdo, pero el destino pone otra chance para que el crack tuerza la historia. Los fantasmas son muchos. Argentina no falta a una copa del mundo desde 1970; aquella vez, un empate en eliminatorias con Perú por 2 a 2, lo dejo fuera de la cita en México. Ese partido también se jugó en La Bombonera.

En 1993 se vivió una situación similar, pero el equipo entonces dirigido por Alfio Basile y liderado por Diego Maradona ganó la repesca ante Australia para llegar al mundial de Estados Unidos, algo que podría repetirse. En ese equipo también jugó quien ahora es secretario de Deportes de la Nación, Carlos Mac Allister. “Jugar un repechaje es una experiencia de mucha tensión, en la que hay que tener mucha responsabilidad y no cometer ningún error”, expresó a EL PAÍS. “Este equipo tiene ese temple. A veces vivimos pensando que todo lo que pasó fue mejor que lo de ahora pero los jugadores de ahora son tan buenos o mejores que lo que éramos nosotros, porque ahora tienen que definir en mucho menos tiempo, con mayor velocidad y en precisión”, reconoció el exdefensa, aunque deseó: “esperemos no llegar a esa instancia”.

La tensión es tal que hasta el propio presidente Mauricio Macri se ha referido al trascendental partido. Lo hizo junto a los presidentes de Uruguay y Paraguay, durante la postulación oficial y tripartita para organizar el mundial de 2030. “Es un partido de mucha presión pero confío en los jugadores y el técnico; espero que tengamos una noche de alegría para los argentinos”, se esperanzó el expresidente de Boca. El actual titular del xeneize, Daniel Angelici, coincidió: “Va a ganar Argentina. Estamos con mucha expectativa y muy confiados por los jugadores que tenemos. Para los boquenses es un orgullo albergar al seleccionado y recibir a todos los argentinos que seguramente van a alentar los 90 minutos”.

El que no parece tan seguro es el propio Sampaoli, quien en los únicos dos días de práctica al frente del plantel paró cinco equipos diferentes. “No buscamos un sistema de juego sino que estamos buscando relaciones que terminen formando un sistema”, intentó aclarar en rueda de prensa. De todas formas, dijo estar “muy confiado de estos futbolistas para que le den al pueblo argentino la posibilidad de estar en un mundial. Eso es lo que me moviliza y me tiene esperanzado”. Los once más firmes son: Sergio Romero; Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Javier Mascherano y Marcos Acuña; Ever Banega y Leandro Paredes; Angel Di María, Lionel Messi y Alejandro Papu Gómez; Darío Benedetto.

Perú arribó a Buenos Aires el miércoles al caer la tarde y fue recibido por miles de residentes que colapsaron la autopista que conecta el aeropuerto de Ezeiza con la ciudad de Buenos Aires. El pasado domingo, unos 300 peruanos habían realizado un ruidoso banderazo en plaza Once, donde residen la mayoría de los 60,000 que viven en Buenos Aires, para apoyar al equipo. Están muy esperanzados en vencer al gigante y quedar a un paso del mundial aunque menos de mil podrán estar en el estadio.

En la cabeza de Gareca todo parece más claro. Tiene el equipo confirmado y aunque no se lo dice a nadie, sería con Carlos Cáceda; Aldo Corzo, Alberto Rodríguez, Miguel Araujo, Miguel Trauco; Renato Tapia, Sergio Peña, Yoshimar Yotun; Jefferson Farfán, Edison Flores; Paolo Guerrero.

Al Tigre le sobra espalda. A diferencia de Sampaoli, el sí ha superado las expectativas. Así lo entiende Eddie Fleischman, periodista de RPP Noticias: “Gareca tardó en rendir, pero en la Copa America Centenario tomó decisiones drásticas. Dejó de llamar a Vargas, Pizarro, Zambrano. Sacó a algunos jugadores que no tenían la mejor conducta y se comprometió por futbolistas más jóvenes, pero absolutamente comprometidos con la selección”. Eso se ve en el trabajo del entrenador, quien lleva 20 prácticas de cara a este partido con el plantel, la mayoría, futbolistas de la liga local.

“Estamos esperanzados, es cierto, pero nada empieza ni termina en el mundial de Rusia, eso lo tenemos claro en Perú”, advierte Fleischman, “en Perú por muchos años ha habido improvisación, cambios constantes de técnicos y falta de paciencia. A nivel local, los clubes son muy frágiles y Perú no exporta la cantidad de jugadores que debiera. Sus problemas de organización interna persisten”. Y definió: “Como pocas veces, el futbol peruano viene más estable que el argentino. Ahora el confundido, improvisado y el temeroso es Argentina”.



yoselin