Internacional - Seguridad y Justicia

Trump eliminará certificación de pacto nuclear iraní

2017-10-06

Por sí solo, el paso reportado por el Post no rompería el pacto en el que...

 

Washington, 5 oct (PL) El presidente estadounidense, Donald Trump, anunciará la próxima semana que eliminará la certificación del acuerdo nuclear alcanzado por Irán y seis potencias mundiales, y dará un plazo al Congreso para revisarlo, informó hoy The Washington Post.

A decir del medio, que citó a una fuente relacionada con el tema, se espera que el mandatario se pronuncie al respecto en un discurso previsto para el 12 de octubre, cuando establecerá una estrategia más amplia hacia la nación persa.

En virtud de lo que se describe como un enfoque más duro y más amplio, Trump abriría la puerta a la modificación del pacto histórico de 2015, bajo el argumento de que no beneficia al interés nacional de su país.

Al quitarle la certificación, Trump le daría 60 días al Legislativo para determinar el camino hacia adelante en la materia.

Preguntada sobre el tema este jueves, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, confirmó que el presidente tomó una decisión sobre el mecanismo y la anunciará 'pronto'.

A decir de la vocera, el equipo del gobernante republicano ha presentado una estrategia unida que todo el equipo de seguridad nacional apoya.

Diversas fuentes indicaron que los funcionarios de la administración están luchando para encontrar una manera de endurecer significativamente la línea de Estados Unidos con Irán como parte de una revisión estratégica, pero sin arriesgar el acuerdo.

Por sí solo, el paso reportado por el Post no rompería el pacto en el que también participan Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania, pero pondría en marcha una cuenta atrás que conduciría eventualmente al fin del convenio.

Después de haber certificado en julio el cumplimiento del acuerdo por parte de Irán, Trump tiene hasta el 15 de octubre para repetir ese aval o negarlo.

El secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, reconoció el 20 de septiembre el cumplimiento técnico por parte de la nación persa, pero sostuvo que de todos modos su país tenía 'problemas significativos' con ese mecanismo.

Aunque la Unión Europea dijo entonces que no hay necesidad de renegociarlo, porque está funcionando, Tillerson mantuvo abierta la intención de modificarlo para corregir los defectos vistos por Washington.

Según expertos, la postura de la Casa Blanca sobre el asunto carece de argumentos sólidos, y solo puede entenderse como un 'favor' a Israel, el aliado estratégico de Washington en el Medio Oriente y enemigo jurado de Irán.

Medios locales consideran, en esa misma línea, que para el presidente norteamericano Teherán representa una de las mayores amenazas a los intereses estadounidenses en la región. 



yoselin