Internacional - Política

Para el fiscal, "Temer no tiene dignidad"

2017-10-06

"Creo que el presidente perdió la dimensión de la dignidad que ese cargo...

Por Darío Pignot

   
(ANSA) - BRASILIA, 6 OCT - El fiscal Carlos de Santos Lima, uno de los responsables de la causa Lava Jato, afirmó que el presidente Michel Temer carece de "dignidad" para ejercer el cargo ante la nueva denuncia que lo citó como miembro de una "organización delictiva".
    
"Creo que el presidente perdió la dimensión de la dignidad que ese cargo requiere", declaró Santos Lima, por cuyas manos pasaron las causas más importantes de Lava Jato, luego juzgadas por el magistrado anticorrupción Sergio Moro.
    
Ayer el Supremo Tribunal Federal autorizó que el mandatario sea interrogado sobre una organización delictiva que operó en el puerto de Santos, en San Pablo.
    
Esta autorización fue cursada un día después de que los abogados de Temer presentaron ante la Cámara de Diputados su defensa sobre una denuncia elaborada por la Procuraduría General de la República.
    
Según la Procuraduría, Temer fue el miembro más importante de una "organización delictiva" que recibió unos 175 millones de dólares en sobornos por manipular leyes y amañar contratos en grandes empresas del Estado como Petrobras.
    
Los abogados del gobernante cargaron contra la Procuraduría al sostener que esa acusación fue "inepta", guiada por intenciones política y una suerte de "golpe" para afectar la estabilidad institucional.
    
El procurador Carlos de Santos Lima rebatió ese planteo gubernamental al sostener que es pertinente llevar adelante una acusación de este tipo.
    
Su colega, el procurador Deltan Dallagnol, declaró hoy que las críticas de Temer son un nuevo "ataque" , pero reiteró que no se podrá poner freno al proceso Lava Jato.
    
Esta semana estuvo signada por Lava Jato, algo que seguramente seguirá ocurriendo en la próxima cuando la Comisión de Constitución y Justicia de Diputados analizará la denuncia de la Procuraduría contra el Jefe de Estado.
    
Si la Cámara baja aprueba la apertura de un proceso el gobernante tendrá que licenciarse del cargo, lo cual puede ser entendido como el fin de su gobierno.
    
En agosto pasado los aliados de Temer bloquearon otro proceso impulsado por la Procuraduría, éste por corrupción.
   
 Pero ahora surgieron los interrogantes sobre si el Palacio del Planalto (Poder Ejecutivo) será capaz de garantizar la lealtad de sus aliados en el Legislativo, y así repeler la nueva embestida de la Procuraduría.
    
Temer ha dedicado esta semana a persuadir a sus correligionarios para que la Cámara baja rechace la denuncia.
    
El gobierno de coalición se sustenta en tres fuerzas principales que tiene como pivote al Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de Temer.
    
Las otras dos formaciones de peso son el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) y Demócratas (DEM).
    
Ocurre que ante la baja popularidad del presidente, que se redujo al 3% según una encuesta de Ibope de hace una semana, varios diputados del PSDB y DEM, han dejado trascender que no se prestarán a una nueva exculpación del mandatario, ante el desgaste que ello significa frente a la opinión pública.
    
Por esa razón Temer se reunió hoy con uno de los dirigentes más importantes del PSDB, el canciller y senador licenciado, Aloysio Nunes Ferreira.
    
El ministro de Exteriores representa a la corriente del PSDB que ratificó su aval al gobierno, línea que enfrenta una creciente resistencia de un grupo cada vez más numeroso de diputados, que la semana próxima podrían darle un portazo a Temer en la Comisión de Constitución y Justicia.



regina