Internacional - Política

Un sector de la Esquerra Republicana pide a Puigdemont que siga adelante 

2017-10-13

Puigdemont tiene hasta las 10.00 del 16 de octubre para responder al Gobierno si declaró la...

Àngels Piñol, Pere Ríos, El País

A la espera de que expire el próximo lunes el plazo concedido por el Gobierno a Carles Puigdemont para que aclare si declaró o no la independencia el pasado día 10 en el Parlament, un sector de Esquerra Republicana está presionando para que el president rompa la baraja del todo con Mariano Rajoy. Su lectura, compartida por otros sectores del independentismo, es que no han llegado hasta aquí para bajarse del tren a última hora y que se han de asumir todas las consecuencias de la secesión, a la espera de que aparezcan los mediadores. La Asamblea Nacional Catalana (ANC) instó este jueves al Parlament a levantar la suspensión de la declaración ante la negativa de Rajoy a negociar.

Puigdemont tiene hasta las 10.00 del 16 de octubre para responder al Gobierno si declaró la independencia el pasado martes; en caso de que la respuesta sea afirmativa deberá explicar antes de las 10.00 del próximo jueves qué medidas piensa adoptar para “volver a la legalidad”. Esa cuenta atrás ha tensado aún más las ya frágiles costuras del independentismo. La CUP no es la única formación que quiere abandonar la ambigüedad y declarar la secesión.

La consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Dolors Bassa, de ERC, se alineó este jueves con ese sector y afirmó en una entrevista en Catalunya Ràdio que es partidaria de que Puigdemont responda al primer requerimiento del Gobierno español con el discurso que hizo el president el pasado martes en el Parlament y con la declaración de independencia firmada por los 72 diputados después de aquella confusa sesión.

Ese documento no deja lugar a dudas sobre la declaración de la secesión, aunque carece de valor jurídico. El texto se firmó por presiones de los diputados de la CUP y algunos de Junts pel Sí como los de Demòcrates, que se sintieron frustrados por la intervención del president. La consejera confía en el periodo de negociación que quiere abrir Puigdemont con mediadores internacionales.

La consejera Bassa propone que se envíe a Rajoy la declaración de independencia que firmaron 72 diputados

En la misma línea que Bassa, el diputado de Esquerra en el Congreso Gabriel Rufián escribió este jueves en Twitter: “Lo único que sé es que nos debemos a quienes pusieron el cuerpo y el corazón por esto en la calle. Hasta el final”. Es otro mensaje que no deja lugar a dudas sobre la respuesta a Rajoy y que coincide con el de la CUP.

Una parte del soberanismo entiende que la participación de más de dos millones de personas en el referéndum del 1 de octubre y las causas judiciales que sufre el Govern, así como los 700 alcaldes citados por la Fiscalía, no pueden quedar ahora en nada. El jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y los presidentes de Òmnium y de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, declararán el lunes en la Audiencia Nacional por sedición.

La secretaria general de Esquerra, Marta Rovira, portavoz adjunta de Junts pel Sí —que amagó con la dimisión el día del pleno—, se mostró este jueves más moderada que Rufián y escribió en las redes sociales: “Calma. Serenidad. Unidad. Paciencia. Independencia”. El vicepresidente Oriol Junqueras, guardó silencio.

Òmnium pidió el miércoles a Puigdemont un plazo “razonable” para hacer efectiva la mediación y, si eso no prospera, “declarar definitivamente la independencia”. La ANC optó inicialmente por mantener un perfil bajo para no encender más el conflicto y dar tiempo a los mediadores. Anoche, sin embargo, emitió un comunicado en el que anuncia que su secretariado entiende que no tiene sentido mantener suspendida la declaración de independencia ante la “negativa” del Estado a "cualquier propuesta de diálogo". “Por eso”, dicen, “instamos al Parlament a levantarla y al president y al Govern a implementar la ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república”.



yoselin