Editorial

Obsesión mexicana

2017-10-23

Trump pretende introducir una cláusula de terminación automática del acuerdo...

Editorial, El País

La intención de Donald Trump de dinamitar el Tratado de Libre Comercio que EE UU mantiene con Canadá y México puede ser uno de los mayores errores de su presidencia, con gravísimas consecuencias económicas, políticas y estratégicas.

Trump pretende introducir una cláusula de terminación automática del acuerdo en cinco años a no ser que los socios expresen lo contrario. Es una medida inexistente en cualquier otro tratado de esta naturaleza, entre otras razones porque el libre comercio es un proceso progresivo cuyos beneficios van in crescendo. Pero sucede que Trump no se apea del pensamiento de que su país pierde con el TLC mientras México gana, lo que es falso con los números en la mano.

El modelo económico que busca Trump para EE UU, industrial y manufacturero, sencillamente ya no existe. El mandatario estadounidense cree en que es posible desmontar la industria manufacturera en México y trasladarla a EE UU y para ello debe dinamitar el TLC. Pero no tiene en cuenta que estamos en el siglo XXI. En ese improbable movimiento, los puestos de trabajo destruidos en México no se crearían en EE UU; serían automatizados.

Políticamente, a estas alturas Trump debería haber entendido ya que no se puede insultar permanentemente a un vecino, socio y aliado. Su obsesión antimexicana marcó la campaña y aflora cada vez que tiene el más mínimo problema interno. Un México fuerte, próspero, estable y democrático —como lo es Canadá al norte— es lo mejor que le podría pasar a EE UU. El TLC es una herramienta fundamental con la que ganan todos.

Los mensajes que Trump sigue mandando a todo el mundo sugieren que EE UU ya no es un aliado fiable, y que no está interesado en el desarrollo de la comunidad internacional. Afortunadamente, todavía hay una mayoría que no le cree.



yoselin