Nacional - Política

Partidos opositores se planta en el Senado ante las turbias maniobras del PRI

2017-10-25

El Senado ha vuelto a vivir otra controvertida jornada. Ante las maniobras tendenciosas del Partido...

Javier Lafuente, El País

El Senado mexicano ha vuelto a vivir este martes otra controvertida jornada. Ante las maniobras del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), senadores opositores del PAN, PRD y Morena tomaron la tribuna de la Cámara y obligaron al presidente a cancelar la sesión. El trasfondo, la destitución el pasado viernes de Santiago Nieto, el fiscal especializado en delitos electorales, después de denunciar supuestas presiones del exdirector de Pemex Emilio Lozoya, persona de confianza del presidente Enrique Peña Nieto, acusado de recibir 10 millones de dólares en sobornos por parte de la constructora brasileña Odebrecht.

La oposición mexicana quiere frenar la salida de Santiago Nieto a toda costa. Considera que la destitución es una maniobra del PRI para evitar que siga adelante con las investigaciones sobre el caso Odebrecht y las supuestas implicaciones de Lozoya durante la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012. Los partidos opositores prevén lograr la restitución de Nieto en el Senado, después de escuchar su versión y la del subprocurador Alberto Elías, que ejerce de titular interino de la Procuraduría General de la República (PGR) tras la renuncia de Raúl Cervantes.

El plazo legal para conseguirlo era el 3 de noviembre, tiempo suficiente para realizar las sesiones correspondientes en la Comisión de Justicia y luego celebrar una votación nominal, para garantizar los 65 votos de senadores opositores e independientes, dos más que la suma de la alianza del PRI y el Partido Verde. La preocupación radica en que algunos de los senadores independientes y los del PAN enfrentados a la dirección del partido puedan ausentarse o votar de la mano con el PRI. "Hay que hacer una labor de seguimiento y vigilancia para que cuando se produzca la votación, estén todos", aseguraba a primera hora Miguel Barbosa, senador de Morena.

El embrollo se complicó durante la mañana del martes, después de que el PRI lograse dar un giro brusco a la situación. El tricolor logró en la Junta de Coordinación Política (Jucopo) que la destitución de Santiago Nieto se definiese en una sola sesión –en la que intervendría el propio Nieto y Alberto Elías–, a celebrarse este miércoles y en el que el voto fuese secreto. La maniobra irritó sobremanera a la oposición, que criticó al PRI por buscar una votación "oscura" para quitarse de en medio a un "fiscal incómodo". Los coordinadores de las bancadas decidieron boicotear la sesión en la que se iba a aprobar la decisión de la Jucopo. Tomaron la tribuna y obligaron al presidente del Senado, Ernesto Cordero (PAN), a postergar la decisión sobre cómo proceder a este miércoles.

Mientras, el líder del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, defendía la votación secreta, al considerar que la confidencialidad permitía votar libremente a los senadores ante posibles represalias de su partido. "Es lo más saludable", aseguraba.

Las bancadas opositoras acordaron también no celebrar la sesión de la Comisión de Hacienda en la que se iba a discutir el paquete presupuestario del próximo año. No moverán un dedo, prometieron, hasta que no se resuelva el futuro de la FEPADE (fiscalía especializada en delitos electorales). "Las actividades se paran hasta que entiendan que no pueden actuar de esta manera", aseguró el coordinador del PRD, Luis Sánchez.



JMRS