Editorial

Avanza la grieta entre España y Cataluña 

2017-10-26

Corren tiempos fuertes: en las casas, las calles, los campos, los trabajos, nadie duda de que vive...

Martín Caparrós


BARCELONA — Cataluña está conmocionada, los catalanes están conmocionados. Nadie parece quedar del todo al margen. Hay personas que se quejan porque sus vidas están lastradas por la incertidumbre, personas que se emocionan porque sienten en la cara el viento de la Historia, personas que se molestan porque quieren desentenderse y no lo logran, personas que se angustian porque no saben qué pensar, de qué lado ponerse. Algo pasa cuando la política se convierte en emoción: a veces es bueno, a veces menos.

Corren tiempos fuertes: en las casas, las calles, los campos, los trabajos, nadie duda de que vive una situación extraordinaria. Una situación se vuelve extraordinaria cuando te acostumbra a esperar lo inesperado. Y lo inesperado ha sucedido tanto, últimamente, que todos creen que podría volver a suceder. Si no sucede, si las cosas siguen su curso actual, en los próximos días el gobierno español suspenderá las instituciones de la democracia catalana —su gobierno, su hacienda, su policía, su televisión— y gobernará Cataluña en su lugar.

Se apoyará en el artículo 155 de la Constitución de 1978, que permite que el gobierno central intervenga si una región lo desconoce. El artículo es tan rebuscadamente vago y breve que consiente casi cualquier cosa. Nunca nadie lo usó, pero ahora el Partido Popular está dispuesto a aprovecharlo —con la ayuda de su leal oposición, ese partido que todavía llaman Socialista Obrero—.

El presidente Mariano Rajoy dijo el viernes pasado que la situación “no le deja más remedio”. Desde su punto de vista tiene razón: si una región quiere separarse, el gobierno central debe impedirlo. Lo que no dijo fue que había hecho todo lo imaginable para que la voluntad de separarse fuera la respuesta más ajustada a sus desprecios y agresiones. Tampoco justificó la paradoja de suspender el sistema constitucional en nombre de la defensa de la Constitución, los organismos democráticos en nombre de la Democracia. Otra vez, el camino del infierno es asfaltado con buenas intenciones, y ya no parece camino sino grieta, un diálogo imposible.

La grieta es el resultado del enfrentamiento entre dos lógicas nacionalistas contrapuestas. Parecen oponerse en todo pero no: están de acuerdo, entre otras cosas, en enfrentarse y revolear banderas y aliarse con quien sea en nombre de la patria. Ahora, por ejemplo, buena parte de la izquierda catalana está en la calle apoyando a Carles Puigdemont, jefe del partido que recortó las prestaciones sociales como ninguno antes, que protagonizó corruptelas magníficas, contra el que manifestaron una y otra vez antes de que los uniera una bandera patria. Y ese partido ahora se enfrenta audaz a su aliado en aquellos recortes, aquellas corruptelas —el Partido Popular español—, porque los separan dos banderas patrias.

Pero la grieta también enfrenta diferencias; entre lo legal y lo legítimo, por ejemplo. En todo este proceso el gobierno de la derecha española se ha parapetado tras la ley: sus argumentos la enarbolan, sus intervenciones se usaron como punta de lanza al Tribunal Constitucional. La legalidad está de su lado, dicen, y los catalanistas contraatacan con la legitimidad: que sus demandas son justas, que si la ley no las contempla hay que cambiarla. No, la ley está hecha para cumplirse, dicen unos; sí, pero si siempre se hubiera cumplido ciegamente seguiría habiendo esclavos, les contestan, o mujeres sin derecho al voto. A veces la ley deja de tener el consenso que la fundó, y hay movimientos que tratan de cambiarla.

La grieta también llegó al salón del trono. Los españoles, cuando hablan de Cataluña, intentan soslayarlo, pero el “factor República” es central. Los independentistas no solo quieren armar otro país; quieren, además, que ese país no tenga reyes. Eso explica, también, la violencia con que los enfrenta el gobierno de Madrid y la corte de Felipe VI. Quien, en lugar de poner paños fríos, los calienta. Su discurso del jueves pasado no buscó acercar a sus millones de súbditos catalanes disconformes sino decirles que su conducta es inaceptable.

La grieta también fisura ideas sobre la democracia. ¿Quién decide qué, cómo, por qué medios? El argumento más ponderado de los españolistas contra los “indepes” consiste en que no representan a la mayoría de sus ciudadanos. Es cierto que solo los votaron 2 millones, el 36 por ciento del censo catalán, pero también lo es que el Partido Popular gobierna el país con los votos de 8 millones, el 22 por ciento del censo español. Y también es cierto que, cuando aplique el artículo 155, sus dirigentes regirán —en nombre de la democracia— una región donde no alcanzan a representar al 6 por ciento de sus ciudadanos.

Vivimos en democracias confusas, de baja intensidad, que se justifican por el mayor número pero nunca involucran a las verdaderas mayorías. No es azaroso que cada vez menos personas, en cada vez más países, crean en ese sistema. Y que ese sistema sea cada vez menos capaz de solucionar los conflictos presentes.

En cualquier caso será esa legalidad democrática la que justifique la intervención del Estado central en las instituciones catalanas. Es posible que en estos días, justo antes de que Madrid lo destituya, el president Puigdemont declare la independencia. Sería una forma de decir que no hay retorno, pero hay miembros importantes de su partido que lo presionan para que no lo haga. Entre ellos, se dice, el expresident Artur Mas, el que le dio su cargo. Y, sobre todo, las grandes empresas catalanas que, con su abandono de Barcelona, votaron muy en contra.

A cada lado de la grieta las partes se atrincheran. Nadie sabe cómo recibirá Cataluña la “invasión española”, pero el cariño no está entre las opciones. Distintos grupos ya se entrenan para resistir —por ahora sin violencia— su llegada que, visto lo visto, podría ser violenta. Es probable que no consigan mucho: la fuerza de un Estado que despliega sus fuerzas es difícil de contrarrestar. Pero también es difícil imaginar cómo ese Estado podrá convencer a los catalanes de aceptarlo, de reintegrarse a él. En un plazo impreciso —que debería medirse en meses—  el gobierno español debe convocar elecciones autonómicas en Cataluña: es probable que los partidos independentistas rentabilicen en votos el malestar por la intervención, y no está claro que podría hacer Madrid para impedirlo —salvo prohibirles que se presenten y agrietar todavía más el sistema democrático—.

Mientras, la grieta crece. Millones de catalanes identifican a España con el gobierno del Partido Popular y sienten que ese gobierno —ese país— los priva de su libertad. Y millones de españoles sienten que Cataluña —en lugar de acompañarlos en la construcción de un país mejor— solo quiere abandonarlos. Quizá por eso muchos españoles no consiguen identificarse con ellos: no entienden que su gobierno podría tratar a cualquier otro rebelde como trata a los rebeldes catalanes, que si manda a su Guardia Civil a impedir una votación o si detiene por “sedición” a dirigentes catalanistas, podría hacer lo mismo con cualquier otro movimiento que le resulte amenazante.

La grieta está instalada. Mucho tendría que cambiar España para que millones de catalanes vuelvan a sentirse parte de ella; mucho tendría que cambiar Cataluña para que millones de españoles vuelvan a sentirla suya. Pero la grieta crece también entre los catalanes: después de todo, una mitad quiere la independencia y la otra no, y la convivencia se complica: amistades rotas, proyectos truncos, familias enfrentadas, reproches encendidos. Aun cuando el proceso político encuentre un cauce, la vida en Cataluña no será fácil durante muchos años. La grieta, parece, llegó para quedarse.



yoselin