Nacional - Política

Emilio Lozoya investigado por Oderbrecht se dice inocente

2017-10-26

"Lo que mi cliente dijo es que es absolutamente inocente y niega todos los hechos que le...

 

México, México | AFP | Emilio Lozoya, exdirector de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), se declaró inocente este jueves ante la fiscalía mexicana de presuntamente haber recibido sobornos de la brasileña Odebrecht para desviarlos a la campaña del presidente Enrique Peña Nieto.

Lozoya declaró en la fiscalía especializada en delitos electorales (Fepade) para responder a una denuncia del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), según la cual habría inyectado en la campaña de 2012 dinero obtenido por sobornos de Odebrecht a cambio de promesas de darle contratos.

"Lo que mi cliente dijo es que es absolutamente inocente y niega todos los hechos que le imputa el PRD", dijo a la prensa su abogado Javier Coello al término de la audiencia de Lozoya, quien evadió a los medios.

Lozoya, cercano a Peña Nieto, ha sido señalado por la prensa brasileña de haber recibido en 2012, cuando México estaba inmerso en campaña electoral, 10 millones de dólares de Odebrecht.

Por el caso Lozoya, esta fiscalía se ha visto envuelta en una controversia por la destitución, ordenada la semana pasada por la Procuraduría General, de su titular, Santiago Nieto, señalado de violar el debido proceso al divulgar a un diario mexicano detalles de la investigación.

Según el diario Reforma, Nieto le habría declarado que Lozoya le envió una carta en la que le pidió que lo declarara inocente y le anexaba su currículo con su trayectoria en el gobierno y señalaba que es hijo de otro político de gran influencia en los 1990.

Pero el ahora exfiscal dijo el miércoles a la cadena Televisa que la carta en realidad "no presiona a ninguna persona" y que lo que él destacó a Reforma fue que percibió en la misiva de Lozoya un planteamiento de que al ser "gran figura pública" podía gozar de impunidad.

La oposición ha denunciado que la remoción de Nieto es una maniobra política para entorpecer la investigación.

Las confesiones ante la justicia de altos ejecutivos de Odebrecht han sacudido los círculos del poder en América Latina, llevando incluso a la cárcel a expresidentes y altos funcionarios en países como Brasil, Perú y Colombia.


 



regina