Nacional - Política

Santiago Nieto, exfiscal del caso Odebrecht, declina volver a su cargo

2017-10-27

Agregó que volver a su cargo "no abonará" a que el proceso electoral de...

 

México, México | AFP | El destituido fiscal mexicano que investigaba el pago de presuntos sobornos de la constructora Odebrecht a la campaña del presidente Enrique Peña Nieto descartó este viernes objetar su despido ante el Senado y volver a su cargo.

Santiago Nieto, quien fue despedido la semana pasada por la fiscalía general mexicana, dijo en una carta al Senado que retiró la objeción que había presentado a su destitución porque no existen condiciones "para que desarrolle las funciones" para las que fue designado.

Luego de ser despedido, Nieto había dicho que acudiría al Senado a objetar su despido, lo que generó una crisis entre las fuerzas políticas ya que la oposición considera que su salida es una maniobra para entorpecer la investigación sobre la presunta corrupción de Odebrecht en México.

El funcionario dijo este viernes que "no existen los consensos necesarios" para que pueda comparecer ante los senadores. 

Agregó que volver a su cargo "no abonará" a que el proceso electoral de 2018, en el que México renovará la presidencia, "transite por los mejores términos posibles". 

Nieto había sido acusado por la fiscalía mexicana de violar el debido proceso y la presunción de inocencia tras ofrecer declaraciones a un diario local que sugerían que el excoordinador de la campaña presidencial de Peña Nieto, Emilio Lozoya, lo presionó para que declarara públicamente su inocencia a través de una carta. 

Lozoya, un hombre muy cercano a Peña que también sirvió como director de la petrolera estatal Pemex, habría recibido 10 millones de dólares de Odebrecht a cambio de favorecer a la empresa en licitaciones, de acuerdo con el testimonio de un exejecutivo de la compañía ante la justicia brasileña. 

Las confesiones ante la justicia de altos ejecutivos de Odebrecht han sacudido los círculos del poder y la política en América Latina, llevando incluso a la cárcel a expresidentes y altos funcionarios en países como Brasil, Perú y Colombia.



regina