Nacional - Política

Santiago Nieto, el exfiscal electoral, renuncia a pelear por su puesto ante la "falta de condiciones"

2017-10-27

La polémica remoción del fiscal provocó un enfrentamiento entre la...

Elías Camhaji, El País


Santiago Nieto no pudo más y tiró la toalla.  Después de una semana en el centro de la polémica el exfiscal ha desistido y no reclamará su salida de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEPADE), ha anunciado este viernes. Nieto fue destituido el pasado 20 de octubre pocos días después de asegurar que había recibido presiones del exdirector de Pemex Emilio Lozoya, señalado en la trama corrupta de Odebrecht, para que lo declarara inocente y le ofreciera una disculpa pública. 

La polémica remoción del fiscal provocó un enfrentamiento entre la oposición y el Gobierno que paralizó las tareas del Senado mexicano durante la última semana. "No existen condiciones para que, aun obteniendo la votación de la mayoría de los senadores, desarolle las funciones para las que fui designado", ha expresado en una carta dirigida a la Cámara alta.

Nieto ha argumentado que la "polarización política que ha rodeado" el proceso de impugnación y las "dudas que tienen dos partidos políticos nacionales" sobre él no benefician el desarrollo de las elecciones de 2018. “Veo una sociedad dividida y un Senado con polarización, como hombre de convicciones no puedo ser yo el disenso”, ha dicho en conferencia de prensa. 

El exfiscal ha detallado que se retira a preparar su defensa jurídica ante las denuncias penales en su contra y los procedimientos administrativos que puedan venir. Lozoya anunció el miércoles que alista dos demandas penales contra Nieto, una por violación a la ley de amparo y otra por ejercicio indebido del servicio público.

"Mi objetivo fue siempre cumplir con dicho caro anhelo constitucional, marcando una diferencia en la persecución de los delitos para investigar a los instigadores de los mismos", ha expuesto en una carta y ha agregado: "No son importantes las personas, sino las instituciones".

México atraviesa por una de las peores crisis de derechos humanos de su historia; está a punto de romper este año todos los récords de asesinatos y las acusaciones de corrupción caminan de la mano de la impunidad por un sendero que parece no tener fin. Además, sufre una crisis de fiscales. No se ha designado a un fiscal anticorrupción, la salida de Nieto dejó vacante la FEPADE y Raúl Cervantes, el ex procurador general, presentó su renuncia el pasado 17 de octubre ante los reclamos de que pretendía acceder automáticamente a la nueva Fiscalía nacional.

Cervantes, senador con licencia del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) al momento de asumir la Procuraduría General de la República (PGR), dijo al dimitir que quería apartarse de la polémica del pase automático, que se viralizó bajo la etiqueta #NoAlFiscalCarnal. "Algunos legisladores y políticos han usado mi nombre y mis supuestas aspiraciones como excusa para no avanzar en la aprobación de las leyes", recriminó. Ahora que la política ha vuelto a poner contra las cuerdas la procuración de justicia en México, Nieto, apoyado por la oposición, parece que ha optado por una salida similar.


 



regina