Internacional - Población

Suu Kyi visita por primera vez Rakáin, de donde han escapado 600,000 rohinyás

2017-11-02

La visita sin anunciar de un día de Suu Kyi empezó en Sittwe, la capital de...

 

Bangkok, 2 nov (EFE).- La jefa de facto de Birmania (Myanmar), Aung San Suu Kyi, visitó hoy por primera vez Rakáin, un estado en el oeste del país del que han escapado a Bangladesh más de 600,000 miembros de la minoría rohinyá por la violencia sectaria.

La Premio Nobel de la Paz de 1991 se reunió con las autoridades locales y conversó con miembros de las comunidades musulmana, hindú y budista a los que invitó a convivir en paz, según la prensa local.

La visita sin anunciar de un día de Suu Kyi empezó en Sittwe, la capital de Rakáin (antigua Arakan), y prosiguió en la ciudad de Maungdawn, donde estalló la crisis actual, el 25 de agosto, con los ataques a una treintena de puestos policiales y militares perpetrados por el rebelde Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (ARSA).

Maungdawn está situada próxima a la frontera con Bangladesh, tiene unos 400,000 habitantes, la mayoría de ellos rohinyás, y ha sido en los últimos años escenario principal de la violencia fruto de la lucha sectaria y de la respuesta de las fuerzas de seguridad.

Suu Kyi se desplazó a Rakáin, además de como jefa de facto del Gobierno y ministra de Asuntos Exteriores, como presidenta de la UEHRD, una agencia mixta (privada y púbica) establecida en pasado 17 de octubre para contribuir a la rehabilitación de Rakáin y proveer asistencia humanitaria.

La visita se produce en medio de los insistentes llamamientos de la comunidad internacional a Birmania para que imponga el orden en Rakáin, facilite la asistencia humanitaria y acelere el retorno seguro de los desplazados.

Estados Unidos anunció la semana pasada que estudia sanciones contra Birmania, especialmente contra las Fuerzas Armadas, por la crisis humanitaria de los rohinyás.

"Es imprescindible que cualquier personas o entidad responsable de las atrocidades, incluidos los actores no estatales y grupos paramilitares, rindan cuentas", dijo el Departamento de Estado.

Rohinyás que han buscado refugio en Bangladesh acusan a los cuerpos de seguridad birmanos de la violencia, de una situación que el alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad al Husein, calificó en septiembre de "limpieza étnica de manual".

Las autoridades birmanas rechazan las acusaciones, reclaman pruebas a los desplazados que denuncian asesinatos, violaciones, incendios provocados y otros abusos atribuidos a los cuerpos de seguridad y atribuyen la culpa de la violencia a "terroristas" bengalíes.

Birmania no reconoce a los rohinyás como una de las etnias del país y considera a la mayoría de sus miembros emigrantes bengalíes y les impone numerosas limitaciones, como la restricción de movimientos.

El director general de Actividades Operacionales del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Dominik Stillhart, destacó hoy la importancia de "restablecer de forma permanente el orden público" si se plantea una solución a largo plazo en Rakáin.

"Para superar el miedo abrumador que sienten, para poner fin a la afluencia de personas que cruzan la frontera y para lograr que las familias consideren regresar a sus hogares, es necesario reconstruir la confianza entre las comunidades en todos los niveles", señaló Stillhart en un comunicado.

Unos 607,000 rohinyás han pasado a Bangladesh, según datos de Naciones Unidas.

"La mayoría de las personas que tuvieron que abandonar sus hogares viven en condiciones deplorables: duermen sobre el barro bajo un techo de plástico, ya sea en Bangladesh (la mayoría) o en Rakáin", de acuerdo con CICR.

El asistente del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Volker Türk, concluyó ayer una visita de dos días a Birmania con un llamamiento para "garantizar un entorno seguro y la protección de todas las comunidades en Rakáin", para contribuir a "rehacer la confianza entre comunidades necesitadas" y para garantizar el reparto de ayuda humanitaria.

El comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, reclamó esta semana a Birmania y Bangladesh una solución política a la tragedia. 



yoselin