Nacional - Economía

Importó México 60% de gasolina y 44% de diésel consumidos en 2016

2017-11-09

Sin embargo, señala que Pemex Transformación Industrial "no logró...

Juan Carlos Miranda, La Jornada


México importó 60 por ciento de las gasolinas y 44 por ciento del diésel que se consumieron en el país el año pasado, pese a que en dicho periodo los precios de producción nacional fueron mucho menores que los de importación, reveló la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En su informe sobre la cuenta pública 2016, detalló que los costos de producción de las gasolinas Magna y Premium, así como del diésel, fueron menores en 61.1, 56.2 y 61.5 por ciento, respectivamente, a los costos de importación, debido al incremento en el precio promedio del dólar (que ascendió a 18.66 pesos) y al bajo costo promedio del barril de crudo (que fue de 35.63 dólares).

Sin embargo, señala que Pemex Transformación Industrial "no logró capitalizar la oportunidad que ofreció el contexto internacional", pues las importaciones en vez de bajar subieron.

El reporte del órgano fiscalizador detalla que de 2013 a 2016, periodo en el que se puso en marcha la reforma energética, las importaciones de gasolinas y diésel aumentaron en 46 y 74.4 por ciento, mientras que la producción disminuyó en 27 y 31 por ciento, respectivamente.

Lo anterior obedeció a la falta de modernización y ampliación de la infraestructura productiva, el bajo procesamiento y rendimiento por barril de crudo, así como altos índices de paros no programados en el sistema de refinación nacional, según el organismo.

Agregó que la baja eficiencia operativa de las seis refinerías con las que cuenta el país impidió que la empresa cumpliera sus metas de producción nacional e influyó para que registrara una pérdida neta total por todas sus operaciones de 62 mil 486 millones de pesos tan sólo el año pasado. "No fue posible determinar la utilidad o pérdida específica derivada de la cadena de valor de las gasolinas y diésel, debido a que Pemex Transformación Industrial careció de la información sobre las erogaciones para el transporte y almacenamiento de estos productos, que constituyen sus dos principales líneas de negocios".

El informe de la Auditoría Superior explica que la declinación en la producción nacional de gasolinas y diésel fue un proceso que inició desde hace años.

Recordó que desde 2008 la Secretaría de Energía (Sener) realizó un diagnóstico sobre la situación de Pemex, y concluyó que era necesario realizar una revisión integral del marco que regulaba la industria petrolera para lograr que ésta ofreciera una provisión más segura y eficiente de insumos energéticos, y que incrementara de manera acelerada las reservas de hidrocarburos, para asegurar el abastecimiento de petrolíferos, principalmente gasolinas y diésel.

Por lo anterior, se llevó a cabo una reforma energética, con objeto de modernizar la industria petrolera mexicana y adecuar el régimen de obras y servicios de Pemex y sus organismos subsidiarios.

Sin embargo, señala que ésta "no repercutió de manera positiva en la producción de gasolinas y diésel", ya que no se incrementó la disponibilidad de recursos financieros para aumentar la capacidad de procesamiento de petróleo crudo.

Esta situación fue constante en los pasados 20 años: de 1992 a 2011, se registró una reducción de 0.7 por ciento en la producción de gasolinas, con un incremento de 65.9 por ciento en la demanda, lo que originó que las importaciones crecieran 3.5 veces; y la producción de diésel disminuyó en 1.5 por ciento, con una demanda que aumentó en 71 por ciento, lo cual ocasionó que se tuvieran que importar 135.5 millones de barriles diarios en 2011, mientras que en 1992 el país era autosuficiente en la materia.


 



regina