Salud

Qué hacer si estás enfermo pero no puedes faltar al trabajo

2017-11-20

Después de taparte la boca con las manos al toser o estornudar, o después de sonarte,...

Daniel Victor, The New York Times

Los doctores dicen que los empleados con influenza o gripe deberían hacer uso de sus permisos de ausencia por enfermedad más a menudo de lo que lo hacen.

“Si te sientes tan mal que te estás preguntando si deberías quedarte en casa, probablemente deberías hacerlo”, dijo Pritish K. Tosh, un investigador de enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

¿Cuándo y durante cuánto tiempo debes quedarte en casa?

Recuerda: no se trata solo de ti.

Incluso si puedes combatir la influenza soportando una semana miserable, puede ser mortal para otros, en especial embarazadas, niños y personas mayores. Independientemente de cuántas precauciones tomes, no hay manera de eliminar el riesgo para quienes te rodean.

Como regla general, Tosh sugiere que la gente se quede en casa hasta que ya no hayan tenido fiebre durante 24 horas. Dijo que él no fue a trabajar por tres o cuatro días la última vez que tuvo influenza.

“Las personas pueden contagiar incluso antes de que comiencen a tener síntomas, pero la mayor parte del tiempo en que más contagiarán será cuando estén más enfermas, en especial si tienen fiebre”, dijo.

Los microbios contagiosos se propagan con más frecuencia por “gotitas respiratorias” que quedan en el aire después de que el enfermo estornuda o tose. El virus de la influenza puede sobrevivir hasta 24 horas dependiendo de la superficie en que se encuentre, dijo Tosh.

Después de taparte la boca con las manos al toser o estornudar, o después de sonarte, tus manos pueden propagar microbios a todo lo que tocas, incluyendo superficies que muchas otras personas tocan, como manijas de las puertas, botones de elevador o carritos de compras.

“En realidad, no dejas de ser contagioso sino hasta que todos esos síntomas desaparecen”, dijo David Shih, vicepresidente ejecutivo de estrategia, salud e innovación en CityMD, empresa que maneja una cadena de centros de atención urgente en Nueva Jersey, Nueva York y Washington.

¿Cómo puedes limitar la exposición de los otros?

Digamos que ignoras el consejo de los doctores y sales al mundo de todos modos para ir a la farmacia, la tienda o el trabajo.

Aunque no puedes eliminar el riesgo de contagiar a otros, hay pasos que puedes tomar para minimizarlo:

• Acostúmbrate a taparte con el codo, y no con la mano, cuando tosas o estornudes.

• Limita tu interacción con los demás en la medida de lo posible. Si vas a ir al trabajo, considera no asistir a juntas que no sean esenciales.

• Evita el contacto físico con otras personas, en especial darles la mano.

• Limpia las superficies después de tocarlas.

• Usa desinfectante para manos o lávatelas después de toser o estornudar.

• Usa un tapabocas para limitar las gotitas respiratorias.

• Toma medicamentos para reducir los síntomas.

Y, a propósito, vacúnate contra la influenza.

¿Qué hay de las personas que no cuentan con permiso de ausencia por enfermedad?

Para los padres que se quedan en casa la idea de tomarse unos días por enfermedad es ridícula, al igual que para millones de otros trabajadores a quienes no les pagan las ausencias.

“Para las personas que viven al día o tienen una deuda considerable, los riesgos de quedarse en casa y perder la paga, o incluso quizá hasta perder el trabajo, son enormes”, dijo Vicki Shabo, vicepresidenta de estrategias y políticas en el lugar de trabajo de la Asociación Nacional para Mujeres y Familias de Estados Unidos.

Es muy probable que quienes ganan poco y los empleados de medio tiempo trabajen aunque estén enfermos, incluyendo los que laboran en restaurantes y hospitales.

“Desde una perspectiva de salud pública y también desde una perspectiva de espíritu laboral, es importante que la gente pueda tomarse el tiempo que necesita para recuperarse”, dijo.



yoselin