Nacional - Economía

Más remesas por el "efecto Trump" 

2017-12-04

Los envíos de dinero al país, la mayoría desde Estados Unidos, se elevaron a...

Por Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 2 DIC - Las remesas familiares en México alcanzaron su mayor nivel en 9 años, lo que a juicio de algunos analistas refleja que persiste el miedo de que la política migratoria estadounidense se ponga todavía peor.
    
Los envíos de dinero al país, la mayoría desde Estados Unidos, se elevaron a 2.643 millones de dólares en octubre pasado, 19% más que el mismo mes del año precedente. La cifra sobrepasa los 2.637 millones de dólares de octubre de 2008, el récord anterior, según el informe del Banco de México (Banxico, central).
    
Alejandro Cervantes, economista de Banorte-Ixe, señaló que "es probable que los migrantes mexicanos continúen descontando una mayor probabilidad de ser deportados, lo que reduciría significativamente su expectativa de ingreso permanente y consecuentemente aumentaría el deseo de ahorrar".
    
Al temor del "monstruo naranja", como algunos llaman en México términos jocosos al presidente Donald Trump, se añade la depreciación del peso ante el dólar que alcanzó un 5,2% en octubre.
    
Esta devaluación se debió sobre todo a la incertidumbre sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuya permanencia sigue en duda.
    
En los primeros 10 meses del año, aumentaron las remesas 7,31%, a 23.908 millones de dólares, un monto sin precedentes.
    
A raíz del triunfo de Trump hace más de un año, los especialistas apostaban que habría restricciones en el envío de las remesas familiares a México, pero el mandatario no ha logrado imponer ningún impuesto.
    
Se llegó a hablar inclusive que con una carga fiscal de este tipo planeaba financiar el controvertido muro que el jefe de la Casa Blanca pretende construir en los 3,200 kilómetros de frontera entre ambos países.
    
Las remesas familiares en México se ha convertido en la principal fuente de divisas inclusive por arriba del turismo, las exportaciones de petróleo y la inversión extranjera directa.
    
Los principales estados receptores de estos flujos son Michoacán, Zacatecas, Oaxaca, Estado de México, Puebla y Veracruz, que son al mismo tiempo los tradicionales expulsores de mano de obra barata a Estados Unidos.
    
México es el principal receptor de envíos de dinero de sus ciudadanos que viven en el exterior, sobre todo en Estados Unidos, en América Latina y el cuarto a nivel mundial.
    
Sin la entrada de estas divisas, de las que depende la sobrevivencia de miles de familias, muchas personas en zonas podrían haber caído por debajo de los umbrales de la pobreza, de acuerdo con los especialistas.
    
Cuando se creía que el plan de Trump de expulsar a los mexicanos parecía haberse convertido en una más de sus formas habituales de intimidación, cifras oficiales del gobierno estadounidense revelaron que sigue habiendo un creciente número de arrestos contra indocumentados inclusive no criminales.
    
Las detenciones registraron un incremento de un 40% desde 2016 en la primera mitad de este año, pero las detenciones de inmigrantes no criminales se duplicaron, de acuerdo con un informe del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) difundidos en agosto pasado.
    
En el primer semestre del 2017, se realizaron 75.045 arrestos administrativos (rutinarios, basados en el estatus migratorio) de inmigrantes de los cuales el 26% fueron clasificados como no criminales.
    
Según el reporte, el gobierno de Trump ha adoptado una estrategia "mucho más agresiva" para detener a los inmigrantes indocumentados, sin importar si han cometido ofensas más que estar en el país ilegalmente, lo cual es considerado por los especialistas como una violación civil, no penal. Pese a todo, el nivel de arrestos de Trump es similar al de la era del ex presidente Barack Obama cuando usó la política de repatriar a los indocumentados como arma para convencer a la oposición republicana de sacar adelante una reforma migratoria.
    
Sin embargo, a la postre fracasó y tuvo que volver a reducir la ofensiva migratoria e inclusive instituir el llamado DACA o "Acción Diferida" para los jóvenes indocumentados llevados desde niños a Estados Unidos, a quienes les otorgó un permiso temporal para estudiar o trabajar legalmente. 



yoselin