Nacional - Política

Polémica propuesta de amnistía a criminales

2017-12-04

México requiere "justicia para todos aquellos que han sido relegados por el actual...


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 4 DIC - Una polémica propuesta del candidato presidencial Andrés López Obrador, favorito en las encuestas para las elecciones del año próximo, de otorgar una amnistía a los criminales, generó un amplio rechazo de sus adversarios y le podría restar algunos puntos de popularidad.
    
El sábado último, durante un acto de campaña en el estado sureño de Guerrero, uno de los núcleos de la violencia que desangra al país, el aspirante del izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) no descartó la posibilidad de ofrecerle perdón los "líderes de los cárteles" con tal de que se termine la violencia y garantizar la paz.
    
En días pasados, López Obrador propuso "un acuerdo de paz para detener la guerra y la violencia en México", en el que participe la sociedad para "iniciar un nuevo gobierno de paz" en 2018.
    
Puso como ejemplo a El Salvador, cuyo gobierno firmó en enero de 1992, los Acuerdos de Paz de Chapultepec, con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en México, para poner fin a la guerra civil después de 12 años.
    
Apenas López Obrador planteó la posibilidad de otorgar perdón a los responsables de los más de 200,000 asesinatos y unas 30,000 desapariciones en los últimos 11 años, desde que el gobierno lanzó su cuestionada ofensiva contra la delincuencia, generó una repulsa inmediata de sus adversarios que aprovecharon para descalificarlo.
    
"Es otra más de sus locuras", afirmó el jefe del conservador Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, en un video publicado a través de las redes sociales, en el cual dijo que "es una idea viejísima que ha fracasado donde se ha intentado".
    
"En Colombia, el gobierno pretendió negociar con Pablo Escobar (jefe del Cártel de Medellín y los resultados fueron un verdadero desastre", señaló Anaya, que pretende postularse como aspirante presidencial por el denominado Frente Amplio Ciudadano, donde concurre el PAN, el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) y el Movimiento Ciudadano (centro).
    
"Lo que este país necesita es justicia con todas aquellas personas que han sido víctimas del crimen organizado", dijo Angel Avila, presidente del consejo nacional del PRD, en respuesta a la polémica iniciativa de López Obrador, dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).
    
México requiere "justicia para todos aquellos que han sido relegados por el actual sistema económico y político. Este país necesita instituciones que brinden justicia y protejan los derechos de los ciudadanos", indicó.
    
El recién proclamado precandidato único del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro), José Antonio Meade, expresó también su repudio a la idea y dijo que "estamos del lado de las víctimas, no de los victimarios".
    
"Tenemos que anteponer la paz al conflicto y consolidar una cultura de respeto a la ley. El que siempre odio cosecha soledad", afirmó.
    
Los errores en política suelen costar muy caro, por lo que analistas no descartan que la propuesta de López Obrador erosione un poco la buena imagen que hasta ahora mantenía entre los potenciales votantes.
    
La iniciativa fue planteada por el aspirante en el estado de Guerrero, uno de los núcleos de la ola sangrienta que tiñe de rojo amplios territorios del país.
    
En esta provincia, en las costas del Pacífico, un jerarca católico local había formulado una salida semejante a la crisis.
    
Apenas el 17 de noviembre pasado, el obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel, admitió que se ha entrevistado con narcotraficantes porque "buscar la paz no es delito".
    
"Yo creo que es justo lo que he declarado, y como dicen por ahí, a quien le venga el saco que se lo ponga y punto", señaló Rangel en una entrevista al diario local El Sur.
    
El prelado afirmó que dialoga con los delincuentes que las autoridades no pueden localizar, "cuando es necesario y principalmente para que no se metan con los sacerdotes, las religiosas, los seminaristas, los catequistas".
    
"Simplemente estoy tratando de ver a estas personas, como lo he dicho otras veces, ellos también tienen sus razones y son personas", indicó. 



regina