Nacional - Seguridad y Justicia

Gobernadores asumen su compromiso en tareas de seguridad pública 

2017-12-13

"Si existe el hecho, que lo regule el derecho", recalcó, e hizo referencia a la...

 

México, 13 dic (EFE).- Los gobernadores mexicanos asumieron hoy su compromiso en cuanto a la seguridad pública del país, en unos momentos en que se debate en el Senado el polémico proyecto de la Ley de Seguridad Interior.

Mientras la norma, que establece los parámetros para la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, era discutida en las comisiones dictaminadoras de la Cámara Alta, los mandatarios estatales se reunieron en la reunión 53 de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago).

Allí, el presidente de la Conago y jefe de Gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, resaltó que cada estado tiene soluciones que aportar para mejorar la seguridad.

"Cada gobernador ha hecho suya la urgente necesidad de construir mejores instituciones policiacas", dijo durante la reunión, que estuvo encabezada por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

México, aseveró Mancera, "no ha construido policía, pero tiene una gran oportunidad para que esto se realice".

"Para que el Ejército pueda salir de las calles, necesitamos construir policías sólidas en todos los territorios", sentenció el titular de la Conago, quien hoy, tras siete meses en el cargo, cedió su puesto al gobernador de Tabasco, Arturo Núñez.

Los militares han asumido tareas de seguridad pública durante la última década desde que salieron a las calles en el marco de la guerra contra los cárteles del narcotráfico emprendida por el Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

El proyecto oficialista de Ley de Seguridad Interior, que pretende regular este aspecto, ya fue aprobada por la Cámara de Diputados. No obstante, ha sido muy criticada por organizaciones defensoras de derechos humanos con el argumento de que perpetúa una estrategia fracasada contra el crimen y propicia abusos de los militares.

"La Conago no puede ser espectadora pasiva de estos procesos; tiene mucho que decir y que hacer" por el reto que la norma representa, argumentó Mancera, quien prometió que los gobernadores estarán trabajando en este aspecto.

Asimismo, sostuvo que otra responsabilidad de los mandatarios estatales es identificar las "áreas de mejora" del nuevo sistema de justicia penal, que privilegia, entre otros aspectos, la presunción de inocencia de los detenidos.

"Hemos propuesto ampliar el catálogo de delitos con prisión preventiva", dijo, y señaló que ese llamado es necesario para "advertir que si no se toman las acciones preventivas esto puede complicarse cada vez más". En varias ocasiones el alcalde ha insinuado que el nuevo sistema está detrás del incremento de la criminalidad en la capital.

Por su parte, Núñez aseguró que en su periodo al frente de la Conago uno de los puntos clave será "asumir plenamente la corresponsabilidad en todo lo que tiene que ver con la seguridad interior".

"Si existe el hecho, que lo regule el derecho", recalcó, e hizo referencia a la coordinación que tiene que existir con los poderes legislativo y judicial, así como entre los estados y el Gobierno federal.

Todo ello, agregó, en "apego irrestricto a la defensa y promoción de los derechos humanos".

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) pidieron hoy de forma "urgente" al Estado no aprobar el proyecto de ley y abrir un diálogo nacional sobre el modelo de seguridad en el país.

"Aun cuando se han hecho públicos algunos cambios que se aplicarían al proyecto de ley (...), sigue presentando aspectos altamente preocupantes para la vigencia y respeto de los derechos humanos en México", resaltaron las instituciones.

Además, ciudadanos y organizaciones civiles realizaron varias protestas en el Senado. El actor mexicano Diego Luna, en una rueda de prensa, hizo un llamado a que los ciudadanos no se queden "con los brazos cruzados" ante la posible aprobación de la ley, y pidió que se cree una norma "a la altura" del contexto de violencia que atraviesa el país. 
 



regina