Nacional - Economía

México desvincula la negociación del TLC a su cooperación en seguridad con Estados Unidos 

2017-12-14

En abril, Trump tuvo en su mesa del Despacho Oval una orden ejecutiva para retirarse del TLC,...

Nicolás Alonso, El País


La posible ruptura del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México y Estados Unidos cuelga sobre la relación bilateral. Desde finales de verano, las rocosas negociaciones, en vísperas de su sexta ronda, no han logrado un entendimiento entre las dos partes y han dejado entrever en numerosas ocasiones el fin del acuerdo comercial, en el que también participa Canadá. Este jueves, durante la segunda reunión entre los países en materia de seguridad, el canciller mexicano, Luis Videgaray, enfatizó que el resultado de la negociación del acuerdo comercial no afectará otras áreas de cooperación. Sus palabras contrastan con lo expresado por el propio titular mexicano de Exteriores hace un mes: "Es un hecho de la vida y una realidad política que un mal resultado en el TLC tendrá impacto sobre esto. No queremos que ocurra y, por ello, estamos trabajando duro para lograr un buen resultado [en la renegociación]", subrayó en una entrevista concedida a Bloomberg.

La delegación mexicana fue rotunda. “Quiero ser absolutamente claro en esto: México coopera con EE UU en materia de seguridad porque es de su interés y el interés de los mexicanos. No se hace como un intercambio o un trueque, sino con la convicción de que es del interés de México”, afirmó Videgaray. “No hay circunstancia colateral que pueda afectar la búsqueda de la tranquilidad, seguridad y la paz en nuestro país. Estamos aquí para seguir construyendo cooperación más allá de otras partes de la relación con EE UU”, insistió el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

“EE UU está comprometido a una negociación útil y comprensiva, pero la negociación del TLC es solo una parte de la histórica relación con México”, señaló también John J. Sullivan, el subsecretario de Estado, que reemplazó a Rex Tillerson al ser citado para comer con el presidente.

La amenaza de ruptura parte de la Casa Blanca. Aunque ambos países saldrían perjudicados por la suspensión del tratado comercial, que ha regido la relación trilateral durante casi 25 años, el presidente Donald Trump ha promovido una agenda proteccionista y opuesta a los pactos multilaterales. A los cuatro días de llegar a Washington, el republicano retiró a EE UU del Tratado comercial del Pacífico con países latinoamericanos y asiáticos.

En abril, Trump tuvo en su mesa del Despacho Oval una orden ejecutiva para retirarse del TLC, conocido como NAFTA en inglés. Estuvo cerca de firmar, pero dos llamadas de última de hora, de sus homólogos Enrique Peña Nieto y Justin Trudeau, le convencieron para acceder a negociar el Tratado. Sin embargo, las negociaciones no han calmado sus constantes provocaciones por aniquilarlo. “Estamos en la negociación del TLC (el peor acuerdo comercial de la historia) con México y Canada. Ambos están siendo muy difíciles, ¿quizás habrá que suspenderlo?”, sugirió en un tuit en agosto. Ante tales declaraciones, las maniobras de otros miembros del Gobierno estadounidense por reafirmar el compromiso de la Administración hacia una negociación honesta tienen a los mandatarios mexicanos en suspense.

La posible salida del TLC no solo sería dañina para el vecino sur, que ya busca alternativas comerciales con otras grandes economías como la china, sino que en EE UU tendría un efecto trascendental en los sectores agrícolas y automovilísticos, principalmente. Pese a que senadores republicanos y fabricantes de coches, han insistido en que el acuerdo funciona, Trump, cuya presidencia ha roto muchas tradiciones y políticas de su propio partido, busca favorecer a sus bases. El miércoles, el subsecretario de Agricultura de EE UU pidió al sector que prepare planes de contingencia ante la posible salida del Tratado pese a llevar meses presionando por el resultado opuesto.

Videgaray, Osorio Chong y el procurador general interino, Elías Beltrán, se reunieron en Washington con sus homólogos para revisar y aumentar su cooperación en la eliminación del crimen organizado. Ninguno de los representantes ofreció detalles sobre las conversaciones ni expresó medidas concretas más allá de alegar que tratan de romper la financiación de las bandas criminales. La secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Kirstjen Nielsen, afirmó que su agencia y la del secretario Osorio Chong firmarán un acuerdo para aumentar el intercambio de información sobre delincuentes.



regina