Editorial

Lección de Alabama a Trump 

2017-12-15

La derrota del candidato de Donald Trump al Senado en las elecciones de Alabama representa un...

Editorial, El País


La derrota del candidato de Donald Trump al Senado en las elecciones de Alabama representa un mensaje de hartazgo de un electorado que, incluso en un Estado claramente conservador —ha elegido senadores republicanos durante los últimos 25 años— no parece dispuesto a bendecir la errática, autoritaria y poco profesional forma de gobernar del inquilino de la Casa Blanca.

Como viene siendo habitual, Trump desdeñó el consejo de los expertos. Primero apoyó, en primarias, a un candidato contra el parecer del Partido Republicano, y luego respaldó al polémico vencedor de las primarias, el exjuez ultraconservador Roy Moore. Este ya era famoso por sus exabruptos, pero además varias mujeres le denunciaron por abuso sexual cuando ellas eran adolescentes. Moore abrazó de inmediato el eslogan de Trump de hacer América más grande y le añadió su particular toque racista. Afirmó que para él, EE UU había sido un país grande “cuando las familias estaban unidas aunque hubiera esclavitud”. No es de extrañar que el 98% de las mujeres negras del censo votara al demócrata Doug Jones y lo mismo hiciera el 92% de los hombres negros. Todo un récord. El presidente no tardó en desmarcarse y acusó de “alegrarse de lo ocurrido” —es decir, de traición— a miembros del Partido Republicano. Ni el menor rastro de sentido autocrítico.

La derrota republicana lleva además al mínimo su mayoría en el Senado, en el que suma 51 escaños por 49 de los demócratas y a menos de un año de unas importantes legislativas parciales. Cualquier político tomaría nota de la lección: si un electorado muy conservador da la espalda al candidato de su partido es o porque lo considera demasiado progresista o porque lo ve inaceptable. Alabama ha acertado al negar que le represente un racista, que debe además aclarar su comportamiento con mujeres menores de edad. Los votantes tienen las cosas mucho más claras que Trump.



yoselin