Migración

Italia dice que la Unión Europea rechaza hacer opcionales las cuotas de refugiados 

2017-12-15

"Se dejó muy claro ayer en la reunión que las proposiciones para considerar una...


Bruselas, 15 dic (EFE).- El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, dijo hoy que la Unión Europea no comparte la propuesta de hacer opcional las cuotas para el reparto de refugiados entre los Estados miembros, una iniciativa que defienden los países del Grupo de Visegrado y se debatió este jueves en la cumbre europea.

"Se dejó muy claro ayer en la reunión que las proposiciones para considerar una opción las reglas europeas sobre reubicación no son propuestas compartidas en la Unión Europea", dijo Gentiloni a su llegada a la segunda jornada de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se celebra en Bruselas, en la que no participa Reino Unido.

El mandatario italiano, cuyo país es junto con Grecia el más afectado por las llegadas de demandantes de asilo a través del Mediterráneo, dijo que en la sesión de este jueves los líderes no lograron "superar las resistencias que quedan del grupo de Visegrado que rechazan la decisión tomada sobre la obligatoriedad de las cuotas".

El grupo formado por Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa rechaza el plan aprobado por los Veintiocho para repartir entre los países a los refugiados llegados a Italia y Grecia y la posibilidad de que esas cuotas obligatorias se mantengan en la reforma del sistema de asilo común.

Gentiloni confió en que la mejora en la lucha contra el tráfico de seres humanos y la reducción de los flujos irregulares de inmigrantes desde los países del norte de África "hagan el clima de las discusiones sobre las reglas internas más claro".

"Está claro que si no hay una presión de cientos de millares de inmigrantes irregulares, ingobernable, es más fácil de convencer a estos países de que hay que colaborar", afirmó Gentiloni, quien admitió sin embargo que los Veintiocho todavía no han llegado a este punto.

"Es un trabajo que debe proseguir y que no podemos traducir en un aval a las posiciones de quien dice 'no aplicamos las reglas europeas'", insistió.

Preguntado sobre si la reforma de las reglas internas en materia migratoria -el denominado reglamento de Dublín- podría adoptarse por mayoría, y no por unanimidad para salvar estos bloqueos, Gentiloni dijo que Italia ve el voto por mayoría como "un arma extrema" y que "el objetivo debe ser alcanzar el consenso".

El primer ministro italiano afirmó que su país junto a Francia y Alemania harán "todos los esfuerzos posibles para llegar a una solución consensuada" e intentarán que esta llegue en 2018, dando "un paso adelante en junio" con el objetivo de tener pactadas las nuevas reglas a final de año.

Gentiloni insistió en que, por el contrario, en el ámbito externo de la cuestión migratoria se ha avanzado mucho durante el año y que esta es una opinión compartida por los líderes de todas las familias políticas.

En este sentido abogó por continuar trabajando en el sistema de repatriación voluntaria asistida de los inmigrantes que se encuentran en los campos de detención en Libia hacia otros países africanos para reducir los flujos migratorios, que actualmente están en unas 600 o 700 salidas diarias hacia Europea, y luchar contra el tráfico humano.

Gentiloni confió en que esto permitirá "intervenir como se debe en las violaciones de los derechos humanos en los sitios de detención en Libia".

"Este es el mecanismo virtuoso que debemos desarrollar: capacidad de las autoridades libias de control del territorio, derechos humanos y repatriación voluntaria asistida", dijo.



yoselin