Salud

¿Dormir o hacer ejercicio?… he ahí el dilema 

2017-12-20

 

Karen Weintraub, The New York Times


Para los padres que trabajan, es difícil encontrar tiempo para hacer ejercicio durante la semana, y casi siempre el único momento disponible es muy temprano por la mañana. ¿Es mejor para mi salud dormir ocho horas cada noche durante la semana, y no hacer ejercicio, o dormir seis y media o siete horas cada noche y levantarme temprano para una rutina de ejercicio matutina?

“Es horrible tener que escoger”, dijo Charles Czeisler, un experto del sueño en el Hospital de la Mujer, en el Hospital Brigham y en la Escuela de Medicina de Harvard en Boston. Ambos, el sueño y el ejercicio, son factores importantes para una vida saludable y no deberían contraponerse, dijo Czeisler.

El experto señaló que dormir es importante para las rutinas de ejercicio, para reducir el riesgo de lesiones y para permitirle a los músculos recuperarse del esfuerzo. La falta de sueño debilita el sistema inmunitario, lo que aumenta la probabilidad de que la gente se enferme; esto significaría perderse algunas sesiones de ejercicio.

Sacrificar el sueño también se relaciona con el aumento de peso, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, entre otros problemas de salud. Por supuesto, hacer ejercicio con regularidad también trae muchos beneficios, como un sueño más reparador.

Czeisler también acotó que irse a la cama tarde, en especial si utilizas aparatos electrónicos y permaneces bajo luces brillantes antes de irte a dormir, atrasa el ritmo circadiano del cuerpo. Sin embargo, la gente aún necesita más o menos ocho horas de sueño cada noche. Así que si te levantas después de seis horas y media de sueño para hacer ejercicio, “estás básicamente ejercitándote durante tu noche biológica”, dijo.

La investigación de la Universidad de Northwestern sugiere que las células musculares también tienen ritmos circadianos, y que se desempeñan y se recuperan mucho mejor durante el día biológico que durante la noche biológica. “Así que levantarte durante tu noche biológica para ejercitarte es contraproducente”, dijo Czeisler.

Desiree Ahrens, una experta nutricional y de salud en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, dijo que para los que nunca tienen tiempo, siempre hay algunas maneras de colar un poco de ejercicio durante el día sin ir al gimnasio o sin tomar una clase formal.

Subir corriendo las escaleras en tu casa es un ejercicio tan bueno como una rutina en una escaladora, señaló. Las sesiones de ejercicio también pueden dividirse en pequeños lapsos de actividad a lo largo del día. “Sé un poco más creativo con tus ejercicios”, sugirió.

Además, si tienes niños pequeños en casa, está bien aceptar que estos quizá no sean los años de ejercicio más intenso en tu vida, dijo Ahrens. No es necesario volverlo una catástrofe y preocuparte porque nunca más harás ejercicio en tu vida.

Más que nada, aconsejó Ahrens, utiliza tu sentido común cuando tengas que lograr el equilibrio entre dormir lo suficiente y levantarte para hacer ejercicio por las mañanas.

“Si tenías todas las ganas y resulta que tuviste que levantarte tres veces esa noche para atender a los niños”, dijo “vuélvete a dormir”.



yoselin