Migración

Mano dura, separar a las familias migrantes

2017-12-22

Porque si en abril pasado el "efecto Trump" había hecho caer los arrestos de...


(ANSA) - NUEVA YORK, 22 DIC - El gobierno de Donald Trump evalúa como parte de su estricta política migratoria, la separación de padres e hijos cuando las autoridades detengan al grupo familiar que intente ingresar a Estados Unidos de manera ilegal. Si bien la medida se encuentra en estudio y es sometida a discusión, el diario The New Times -que citó a varios funcionarios que están al tanto del plan- informó hoy que el mandatario estadounidense estaría dispuesto a aplicarla. Tump ya había prometido endurecer las medidas contra inmigrantes tras los dos recientes atentados cometidos en Nueva York y parece estar dispuesto a cumplir. Sin embargo, la eventual separación de los hijos de sus padres ya fue calificada como "inhumana" por distintas organizaciones de derechos humanos. La nueva Secretaria para la Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, habría aprobado la propuesta que ya recibió el beneplácito de la Casa Blanca y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés).
    
Por lo tanto, podría ser una de las primeras decisiones de Trump en 2018, tal vez a su regreso de las vacaciones de fin de año, según reportaron el New York Times y el Washington Post.
    
El objetivo principal de esa norma son los inmigrantes hispanos que proceden de América Central y que ingresan a Estados Unidos a través de la frontera con México. A la espera que se finalice el proyecto del polémico muro con el país vecino, el gobierno estadounidense prevé la llegada de una nueva oleada migratoria de familias y de menores no acompañados.
    
Pero la restricción podría alcanzar también a las familias de inmigrantes irregulares que ya ingresaron y viven en Estados Unidos y que corren el riesgo, cada día, de ser deportados de manera forzada tras las redadas de los agentes del ICE. La ley vigente prevé que las familias de inmigrantes ilegales detenidos en la frontera con México permanezcan unidas, tanto si permanecen en centros especiales de detención o si quedan en libertad en espera de una audiencia en la corte.
    
Si entraran en vigor las nuevas normas, en cambio, mientras los padres esperan conocer su destino los hijos serían enviados a institutos de menores o con un "sponsor" (patrocinador), que puede ser un familiar que ya resida en Estados Unidos. La disposición, entre otras cosas, prevería restricciones para la figura del "sponsor". De este modo, la Casa Blanca espera desalentar nuevos flujos migratorios. Las estadísticas, de hecho, son preocupantes. Porque si en abril pasado el "efecto Trump" había hecho caer los arrestos de inmigrantes clandestinos a menos de 12,000, el nivel más bajo en 17 años, en noviembre hubo más de 29,000. 



regina