Nacional - Seguridad y Justicia

El consumo de heroína crece vertiginosamente

2017-12-27

Con todas esas circunstancias, es urgente "tener la antena levantada", advirtió...


(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 27 DIC - México es el primer productor de heroína de América, el tercero en el mundo y comparte frontera con el principal consumidor de esta droga que es muy barata, lo que genera las condiciones para que surja una epidemia como la que afecta actualmente a Estados Unidos.
    
Con todas esas circunstancias, es urgente "tener la antena levantada", advirtió hace poco el Comisionado Nacional contra las Adicciones (Conadic), Manuel Mondragón.
    
El riesgo de que México sea consumidor de heroína "ya empieza, ya está ahí presente". y "no nos puede rebasar. Preparémonos para que no ocurra un aumento en el consumo", afirmó el funcionario.
    
La Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017, difundida en julio arrojó un dato preocupante: el uso de la heroína se registra en 28 de los 32 estados del país.
    
Actualmente, el empleo de esta droga "dura" es de 0,2%, pero lo más preocupante es que el consumo aumenta en forma vertiginosa, pues el uso de drogas ilegales aumentó 47% en los últimos siete años, según el informe oficial.
    
"Esto es muy diferente de lo que está sucediendo en Estados Unidos, pero sí nos habla de la necesidad de poner medidas más estrictas. No hay una epidemia, no hay un problema grave. Hay una necesidad de prevención importante", afirmó María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Psiquiatría.
    
El pasado 24 de octubre, la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, señaló que la producción de heroína en México aumentó en 15% en 2016, para alcanzar 81 toneladas.
    
México se convirtió "por mucho en el principal abastecedor de heroína para Estados Unidos" derivado de la reducción en la "erradicación de amapola en México", señaló.
    
Expertos como Alejandro Hope dudan de estas cifras y critican la falta de claridad sobre el método para calcularlas, pero no niegan que la producción de heroína en México "ha ido al alza en años recientes".
    
El doctor Mario González Zavala, especialista en adicciones, señaló a ANSA que "hay zonas del país donde se registran cada vez más casos de adictos no sólo a la marihuana, sino también a las anfetaminas e inclusive a la heroína".
    
En algunas ciudades de la frontera como Juárez o Tijuana, proliferan los llamados "picaderos" o "tienditas" donde se vende la heroína o se puede ir a colocar una dosis, a veces usando la misma jeringa desechable empleada por otros adictos, lo que provoca contagios de enfermedades como el VIH o la hepatitis C.
    
Según Medina Mora, estados como Baja California, Sonora, Sinaloa Nayarit, Colima, Michoacán, Guerrero, Morelos, Campeche y Yucatán, registran cada vez más usuarios de heroína complicados con VIH.
    
"Nos preocupa enormemente el problema del consumo creciente de drogas ilegales no importando si son discretos, porque lo cierto es que están incrementándose", afirmó el ministro de Salud, José Narro.
    
El problema es que hay 546,000 mexicanos adictos a las drogas que "necesitan ayuda especializada" y no son atendidos, según admitió el propio Narro.
    
A esa cifra se suman 8,2 millones de personas que usan sustancias tóxicas, aunque no sean dependientes, que "necesitan una intervención breve", de acuerdo con la encuesta más reciente sobre consumo de drogas.
    
"No es suficiente, cuando vemos el caso, la historia de esos más de medio millón de mexicanos en necesidad, estamos quedándonos cortos", admitió el funcionario.
    
El gobierno cuenta con 340 centros de atención primaria de adicciones y 117 Centros de Integración Juvenil, pero esta infraestructura es considerada "a todas luces insuficiente".
    
Narro dijo que las adicciones "representan un problema que cruza todas las estructuras de la sociedad" con "muertes, adicciones, infiernos a los que se ven sometidas las personas, el derrumbe y el destrozo de las familias y el debilitamiento de las estructuras sociales".
    
México no figura entre los mayores consumidores de drogas en el mundo y tampoco en América Latina, y está muy por debajo de Argentina, que lidera el consumo de tabaco, alcohol y cocaína.
    
Sin embargo, la velocidad con que aumenta el uso de sustancias adictivas es un mal presagio para autoridades y expertos.



regina