Internacional - Política

La oposición de Venezuela asume "errores y omisiones" 

2017-12-29

La fracturada coalición opositora pronostica que 2018 será el más duro que...

Florantonia Singer, El País

Como de luces y sombras califica la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) la lucha política en Venezuela durante el año que ya termina. En un comunicado colgado en su página web, los partidos que integran el principal grupo opositor de Venezuela hacen un balance de lo acontecido y entonan un mea culpa por los “graves errores y omisiones” que cometieron como plataforma opositora al régimen del presidente Nicolás Maduro.

El que califican como más grave y el primero en solventar es no haber acompañado a los ciudadanos en su sufrimiento por las cada vez más precarias condiciones de vida en la Venezuela de la hiperinflación y las muertes por desnutrición y escasez de medicinas. “No hemos sabido acompañar, en las últimas semanas, de forma amplia y contundente, como se merecía, el sufrimiento de un pueblo que ve mermar aceleradamente sus ya difíciles condiciones de vida”.

Este mes se ha agudizado la conflictividad social en el país sudamericano por los apagones, la creciente inseguridad, la carestía de materias primas y el aumento acelerado de los precios de lo que hay disponible, una situación que ha llevado a un 82% de la población a estar por debajo del umbral de la pobreza. En la víspera de la Navidad se desarrollaron protestas ante la falta del típico pernil de la cena navideña y el Gobierno de Maduro acusó primero al Gobierno de Portugal de un bloqueo comercial —que negaron las autoridades portuguesas—, y ahora al de Colombia, de retener 2,200 toneladas del cerdo destinado para el consumo de los venezolanos.

Un año más, 5,000 muertes en choques con policías

El último informe anual del Observatorio Venezolano de Violencia, la fuente más fiable que existe en el país en este asunto, señala que el año 2017 se cierra con 26.616 muertes violentas, unas 2,000 menos que las registradas el año pasado. De ellos, una quinta parte (5.535) fueron asesinatos en enfrentamientos policiales contra supuestos delincuentes o en casos de “resistencia a la autoridad”, muchos de ellos en violentos operativos de las fuerzas de seguridad que han sido denunciados por violar derechos. La cifra de 2016 también rondó los 5,000. Con una tasa de 89 homicidios por cada 100,000 habitantes, es el segundo país más violento del mundo. Solo le supera El Salvador, con una tasa de 1,000 muertos por cada 100,000 habitantes.

La MUD también reconoció en su comunicado que no supieron comunicar que “la lucha electoral era la continuación de la misma batalla de todo el año por impedir que nos arrebataran el país, ante el agotamiento temporal de las jornadas callejeras de protestas”.

Este, precisamente, fue el punto de quiebra de la oposición tras las intensas jornadas de movilizaciones que se desarrollaron entre abril y julio, que lograron arrinconar al Gobierno y exponer a la comunidad internacional sus formas más represivas con un saldo de más de 100 muertos y miles de heridos y detenidos. La lucha de la oposición se desinfló justamente después de la consulta popular del 16 de julio, organizada por la MUD y por la Asamblea Nacional con la intención de restaurar la institucionalidad del Parlamento, renovar el Consejo Nacional Electoral y el Supremo, para poder realizar unas elecciones libres, y frenar la Asamblea Nacional Constituyente de Maduro. Al final no logró ninguno de los objetivos. El plebiscito del 16 julio convocó a más de 6 millones de venezolanos, hito que no se menciona en el comunicado. La MUD también señala como un error no haber logrado una posición unitaria sobre su participación en las pasadas elecciones de alcaldes del 10 de diciembre.

Unidad interna

El 15 de octubre acudieron, con candidatos electos en primarias, a los comicios de gobernadores adelantados por la Constituyente de Maduro, tras las denuncias de fraude sobre la elección de este Parlamento paralelo, ante el que que luego se obligó a los gobernadores electos de la oposición a jurar su cargo. Pero para la reciente jornada de las elecciones municipales, los principales partidos (Primero Justicia, Voluntad Popular y Acción Democrática, entre otros) se retiraron y eso los pone frente a una nueva amenaza en 2018.

La mañana del viernes salió en la Gaceta Oficial el decreto de la Asamblea Constituyente que obliga a los partidos que no participaron en las elecciones municipales a renovar su nómina de inscritos, un proceso que ya habían completado a mediados de este año. Este nuevo obstáculo seguramente complicará la participación de los liderazgos de estos partidos en la contienda presidencial.

Con todo, en el comunicado la MUD expresa que se compromete a recuperar y mantener la unidad interna y con el país, a escoger un candidato unitario para las presidenciales de 2018 y “a seguir explorando las vías de negociación con respaldo internacional que conduzcan a la superación constitucional del régimen y al alivio de las graves condiciones de vida del venezolano”.

La fracturada coalición opositora pronostica que 2018 será el más duro que viva el país por la crisis económica y social y por el reforzamiento de la estrategia represiva del Gobierno a través de la Constituyente. “La unidad es el activo fundamental de la lucha contra la dictadura y todo lo que la debilita termina fortaleciendo al régimen”. Sostienen que el objetivo sigue siendo el mismo: el cambio de Gobierno para superar la crisis y advierten que solo la unidad, la organización y la persistencia en todos los tableros políticos dibujará una salida democrática al atolladero venezolano.



regina