Internacional - Política

Rajoy ve imposible que Puigdemont sea presidente de Cataluña

2017-12-29

Y ha convocado al pleno de la Cámara catalana para el 17 de enero para su...

Anabel Díez, El País

Rajoy convocará la sesión constitutiva del Parlament el 17 de enero 


Los diputados elegidos en las elecciones catalanas del 21 de diciembre tendrán que acudir al pleno de constitución del nuevo Parlament el próximo 17 de enero. Así lo ha decidido Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, y máximo responsable ahora de la Generalitat de Cataluña, al amparo del artículo 155 de la Constitución. A partir de esa fecha hay un plazo de diez días para que alguno de los diputados electos defienda su investidura a la presidencia del Gobierno catalán. El Ejecutivo central ve imposible —tanto política como jurídicamente— que Carles Puigdemont consiga esa investidura si continúa en Bruselas.

Los efectos de la aplicación del artículo 155 de la Constitución sobre Cataluña continúan en toda su plenitud. Rajoy, presidente del Gobierno y máximo responsable de la Generalitat ahora, disolvió el Parlament el 27 de octubre y destituyó todo el Ejecutivo catalán. Y ha convocado al pleno de la Cámara catalana para el 17 de enero para su constitución tras las elecciones del 21 de diciembre. Luego, una vez transcurridos diez días, podrá celebrarse la sesión de investidura del aspirante a presidir la Generalitat. Desde las filas de Junts per Catalunya se mantiene que su cabeza de lista, Carles Puigdemont, será el candidato. “Es absurdo pretender ser presidente de una comunidad viviendo en el extranjero”, señaló este viernes Rajoy durante la comparecencia habitual para hacer su balance del año.

En el Gobierno mantienen esta tesis aunque no precisa qué mecanismos existen para impedir que así sea, además del lógico al estar Puigdemont en Bruselas y tener sobre sí una orden de detención que se ejecutaría si vuelve a España. “Es como si yo quiero ser presidente de España viviendo en Lisboa”, apostilló Rajoy. “Yo no sé quién va a ser el presidente de la Generalitat, yo lo que he hecho es convocar el pleno constitutivo del Parlament y que en diez días pueda celebrarse la investidura”, describió Rajoy. El presidente sabe que desde la candidatura de Puigdemont se estudian posibles cambios en el reglamento de la Cámara catalana para poder ser investido sin estar presente. Esta situación la rechaza el Gobierno de la nación, que insiste en apelar “al sentido común”, sin ofrecer aún las alternativas que también estudian. No obstante, la aplicación del artículo 155 no ofrece cobertura para intervenir en el reglamento del Parlament, adelantan fuentes de La Moncloa. En el Gobierno especulan sobre quién será finalmente el candidato a la investidura. El presidente señaló este viernes que no lo sabía, aunque añadió que él “no pondría nunca al frente del Gobierno a alguien que se ha fugado”.

De las posibles opciones que barajan Puigdemont, cabeza de lista de Junts per Catalunya, y Oriol Junqueras, al frente de la de ERC, no preguntó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en sendas llamadas a sus representantes en estas formaciones. Estas llamadas se produjeron el jueves y tuvieron como objeto informar a esas formaciones políticas de que el presidente del Gobierno iba a convocar el pleno el Parlament para el 17 de enero.

Campuzano y Tardà

La vicepresidenta conversó con Carlos Campuzano, diputado en el Congreso de PDeCAT, por un lado, y con Joan Tardà, diputado de ERC, y con la número dos de la candidatura republicana, Marta Rovira. Las conversaciones fueron “correctas” dentro de “la cordialidad personal” en la que se desenvuelven las relaciones entre Sáenz de Santamaría y los dos diputados nacionalistas del Congreso, señalan en fuentes de ambas partes.

La vicepresidenta recibió la confirmación del diputado Carles Campuzano de que tanto Puigdemont como la dirigente del PDeCAT Marta Pascal habían “recibido la información”, señalan fuentes nacionalistas. Nada tuvieron que objetar, aunque son conscientes de que si la fecha les hubiera parecido inadecuada tampoco tendrían opciones de discutirla, señalan estos interlocutores que, no obstante, consideran la llamada de la vicepresidenta como un “acto de cortesía”, que agradecen. No ven razones oscuras, continúan estos interlocutores, en que la fecha elegida por Rajoy sea una semana antes del límite para constituir el nuevo Parlament.

Excepcionalidad

Los problemas de fondo siguen siendo los mismos y es la propia aplicación del artículo 155, señalan estas fuentes. En el Gobierno son conscientes de la excepcionalidad de la medida, como este viernes mismo reiteró su impulsor, Rajoy. No pierde ocasión el jefe del Gobierno para señalar la trascendencia de esa medida, de la misma manera que la defiende como necesaria e imprescindible ante la gravedad de los pasos dados por los partidos secesionistas.

“El 2017 no ha sido un año fácil en absoluto. Ha sido un año extraordinariamente difícil con momentos de enorme tensión para todos porque hemos tenido que hacer frente a algo tan inusual y desestabilizador cómo es la declaración de independencia de una parte de nuestra nación”, proclamó ayer Rajoy en su comparecencia en La Moncloa en presencia de todos los miembros de su Gobierno y altos cargos. No hay duda de que si en el futuro el Gobierno en Cataluña se salta la ley volverá a activarse el 155, cuya vigencia termina cuando se constituya un nuevo Govern. “Todo el mundo sabe ya que, ante un ataque a la Constitución, España tiene instrumentos para defenderse”, recordó Rajoy.

Nada que objetar este viernes a las relaciones con PSOE y Ciudadanos sobre su actuación en Cataluña. Con sus líderes hablará a primeros de enero, aunque ya ha tenido un anticipo con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Ahora empieza el cortejo al PNV en busca de su apoyo a los Presupuestos.



regina