Curiosidades

Trump y Melania, camas separadas

2018-01-04

"La primera mujer presidenta mujer de los Estados Unidos no sería Hillary Clinton, sino...


(ANSA) - NUEVA YORK, 4 ENE - Al igual que Frank y Claire Underwood en la serie televisiva de ficción "House of Cards", Donald Trump y su esposa Melania duermen en la Casa Blanca en habitaciones separadas. Esto es lo que narra Michael Wolff, el autor del libro "Fire and Fury" que está sacudiendo a la administración de Washington.
    
Algo así no sucedía desde la era Kennedy, apunta Wolff, confirmando los rumores que circularon insistentemente en marzo y que apuntaban que "si el matrimonio estaba en la misma ciudad, ella se negaba a acostarse con él". En ese momento, Melania aún vivía en la Torre Trump, en Nueva York, según la versión oficial para permitir que su hijo Barron terminara el año escolar. La Casa Blanca había negado categóricamente el chisme de cuartos separados.
    
En el libro, otras confidencias también apuntan a la relación de la Primera Pareja de América. El trabajo alimenta las versiones de desacuerdos matrimoniales y los resonantes rumores, como anticipó el diario Daily News, sobre continuas tácticas empleadas por Trump "para entrar en la cama de las esposas de amigos". No es claro si esas "aventuras" de Trump datan de antes o después de su matrimonio con Melania. Wolff cuenta incluso que una vez, hablando por teléfono el mandatario insistió con "recibir chicas de Los Angeles a las tres en punto de la madrugada" y de "divertirnos". Todo dicho a viva voz y mientras Melania escuchaba desolada.
    
Melania, según Wolff, lloró la noche de la victoria electoral de Trump, "pero no de alegría". Y en el día de la asunción, el presidente republicano discutió agriamente con su esposa, probablemente por cuestiones de polleras. En una columna sobre el libro publicado hoy en el Hollywood Reporter, se afirma que la primera dama evita su presencia en la Casa Blanca, mientras que Ivanka, en las palabras del personal de la residencia presidencial es "la que cumple el rol de esposa primera dama", mientras que la directora de comunicaciones Esperanza Hicks, de 26 años, "es la que actúa como una hija".
    
Ivanka, que según Steve Bannon es "tonta como un ladrillo", según lo dice en declaraciones reproducidas en "Fire and Fury", tiene ambiciones presidenciales. Se trata de "una decisión tomada conjuntamente con su marido Jared por lo que, en cierto sentido, podría convertirse en un trabajo de equipo si es que ella termina como candidata" presidencial, escribe Wolff.
    
"La primera mujer presidenta mujer de los Estados Unidos no sería Hillary Clinton, sino ella: Ivanka Trump", completa con un dejo de ironía.


 



regina