Religión

El papa visitará Chile y Perú con mensaje de defensa de indígenas y ecología

2018-01-11

Francisco regresará a Latinoamérica con su encíclica "Laudato Si"...

Cristina Cabrejas


Ciudad del Vaticano, 11 ene (EFE).- El papa Francisco viajará del 15 al 21 de enero a Chile y Perú, donde escuchará los problemas que afectan a los pueblos indígenas, como las reivindicaciones de los mapuches en Chile, y lanzará su llamamiento para la defensa del medioambiente desde el umbral de la Amazonía.

Una visita en la que Francisco también tendrá que lidiar con algunos problemas de las iglesias locales, como los casos de abusos sexuales en la diócesis chilena de Osorno o la petición de prisión al fundador de la organización católica peruana Sodalicio de Vida, Luis Fernando Figari.

Francisco regresará a Latinoamérica con su encíclica "Laudato Si" sobre la "defensa de la Creación" bajo el brazo y que será fuente de inspiración para sus discursos.

El viaje comenzará en la capital de Chile, el país que peor valora al pontífice según el último Latinobarómetro, donde pronunciará un discurso ante las autoridades.

Francisco vivirá en este país un hecho inédito en una visita papal, ya que se encontrará con una presidenta saliente, Michelle Bachelet, y no se reunirá con el nuevo mandatario electo, Juan Sebastián Piñera.

Ya en ese primer discurso se prevé que el papa intervendrá en defensa de los pueblos originarios, algo que marcará todo el viaje.

Aunque será en Temuco, en la Araucanía, donde Francisco, al igual que Juan Pablo II en 1987, celebrará una misa y se encontrará con los habitantes de la región con el telón de fondo del conflicto mapuche aún no resuelto 30 años después.

Una región que el pontífice ha pedido visitar también por su vulnerabilidad socioeconómica, ya que presenta el mayor índice de pobreza del país, con más del 23 %.

Los mapuches católicos esperan "que el acento de sus homilías favorezca la paz social. Pero no esperan de él soluciones políticas para resolver todos los problemas, porque él es un pastor, no es el presidente de Chile ni tampoco un ministro con poderes especiales", aseguró a la agencia de noticias de los misioneros Fides Isolde Reuque Paillalef, secretaria ejecutiva para la comisión de la "pastoral Mapuche" de la diócesis chilena de Temuco.

Mientras que los mapuches del "Consejo de Todas las Tierras" pretenden que Francisco haga un llamamiento para que se reconozca el genocidio de este pueblo, según afirmó el líder Aucán Huilcamán a los medios chilenos.

En su tercera etapa chilena, en Iquique, donde se espera una gran presencia de inmigrantes de los países vecinos, muchos bolivianos, Francisco hablará sobre la inmigración y la acogida.

Después de la misa en playa Lobito el día 18, el pontífice viajará a Perú, adonde llegará por la noche.

Al día siguiente, el papa se trasladará a Puerto Maldonado para reunirse con los indígenas y a su regreso a Lima recibirá a las autoridades del país.

En Puerto Maldonado, una de las puertas de entrada a la selva amazónica, Francisco verá a los representantes de los pueblos de la Amazonía, escuchará sus reivindicaciones y, como ya ha hecho en otras ocasiones, ante más de 2,000 indígenas lanzará su llamamiento a los gobernantes para que sean respetados y se escuchen sus demandas.

Desde este acceso a la selva amazónica, amenazada por las industrias madereras y mineras, el papa reiterará uno de los mensajes de su pontificado: la necesidad de defender la naturaleza no solo por las consecuencias medioambientales sino, sobre todo, por las repercusiones sociales.

También almorzará con un grupo de estos representantes y visitará el hogar "El Principito", que acoge a niños huérfanos y es un ejemplo de la acción misionera de la Iglesia católica en estos lugares.

Las reivindicaciones de los indígenas, la destrucción del Amazonas y los grandes problemas de la Iglesia en estas zonas alejadas y aisladas son las principales cuestiones que abordará en este viaje y que pondrá sobre la mesa del Sínodo de los obispos para la región Panamazónica, que tendrá lugar en Roma en octubre de 2019. 



regina