Internacional - Población

Furia popular por el aumento del costo de vida

2018-01-11

La información oficial de los desórdenes y enfrentamientos registrados en todo el...

   
(ANSA) - TUNEZ, 11 (ANSA) - Las manifestaciones y bataholas en Túnez por tercera noche consecutiva en contra del aumento del costo de vida y la marginación dejó 328 detenidos y 21 policías heridos, informó el ministerio del Interior.
    
La información oficial de los desórdenes y enfrentamientos registrados en todo el país se conocieron mientras se esperaba la llegada de la noche de este jueves.
    
Los incidentes incluyeron escenas de violencia y saqueos y el uso de gases lacrimógenos por parte de la policía.
    
En Cité Ibn Khaldoun, en inmediaciones de la capital, Tebourba; Hammam Lif, Thala, Beja, El Agba, Siliana, Kasserine, Citè Ennour, Sousse, Citè Etthadhamen y otras localidades se registraron enfrentamientos, pedradas, bloqueos de calles y neumáticos incendiados.
    
En Thala fue incendiada una comisaría y el ejército tomó el control de la ciudad.
    
En numerosos casos unidades del ejército acompañaron a la policía para custodiar bienes y edificios públicos.
    
Las autoridades informaron que 328 personas fueron arrestadas hasta ahora y que 21 policías resultaron heridos. En tanto, 10 vehículos policiales fueron dañados.
    
En la mañana de este jueves el vocero del ministerio del Interior, Khalifa Chibani, buscó presentar los hechos de modo más optimista constatando, pese al aumento de detenciones, una disminución significativa de la intensidad de los desórdenes respecto a la noche anterior.
    
La situación es un desafío para las autoridades que al menos por el momento no han decretado el toque de queda, también para no dar un señal de debilidad ante los sectores que reclaman esa medida.
    
Sí sigue vigente el estado de emergencia en todo el territorio nacional introducido al día siguiente del atentado a un autobús de guardias presidenciales cometido en el centro de Túnez, el 24 de noviembre de 2015.
    
Y el estado de emergencia permite a las fuerzas del orden hacer arrestos y detenciones como excepción a las normas ordinarias. En el plano político, el gobierno y los partidos de la mayoría buscan relanzar la idea de un diálogo con las partes sociales. El premier Youssef Chahed dijo el miércoles que la violencia de estos días está dirigida por redes criminales de corruptos y contrabandistas a favor de algunos sectores políticos que la estarían instigando.
    
Según Chahed, detrás de las protestas violentas están algunos miembros del Frente Popular, reagrupamiento de izquierda en la oposición, liderado por Hamma Hammami.
    
Hamani respondió a la acusación afirmando que el premier protege a los corruptos y no está preparado para las protestas.
    
Por su parte, el sindicato de la Guardia Nacional pidió mayor protección para sus afiliados, dado que son los primeros en defender al país de caer en el terrorismo islamista.
    
El mes de enero históricamente nunca fue fácil para Túnez, desde las "revueltas del pan" en 1984, a los choques en la cuenca minera de Gafsa-Redeyef en 2008, al 2011 cuando las protestas callejeras obligaron al presidente Ben Ali a irse al exterior. 



regina