Nacional - Finanzas

Acuciado por los problemas, el peso se repliega frente al dólar

2018-01-15

Aunque todavía no hay un favorito claro para los comicios que se van a celebrar el 1 de...

"El Periódico de México"

Parecía que la economía de México ya había superado las turbulencias del huracán que, al norte de la frontera, había desatado la llegada de Donald J. Trump a la presidencia de los Estados Unidos. La actualidad política se desvió, durante unos meses de 2017, hacia otro lado, y hasta el peso mexicano vivió alguno de los mejores momentos de su historia reciente, siendo la divisa más apreciada a nivel internacional durante el pasado año.

Sin embargo, los meses de bonanza en el sector económico y financiero mexicano parecen haber llegado a su fin. Y esto, claro, no puede sino afectar al peso. Si bien este verano dejaba muestras de un claro optimismo, por estas mismas fechas hace un año las dudas asaltaban al peso mexicano en el Forex o mercado de divisas y, a día de hoy, la situación sigue siendo la misma, aunque con un agravante más. En el paso de 2016 a 2017 los mayores factores de riesgo para la divisa nacional de México eran la evolución futura del Tratado Norteamericano de Libre Comercio y la implantación de un nuevo marco fiscal por Trump en EU. Ahora, un año después, a estos dos factores sin solucionar se le suman unas elecciones presidenciales de lo más indescifrables.

Un dólar fuerte y las elecciones a la vuelta de la esquina

En los Estados Unidos se espera que los informes financieros corporativos de este cuatrimestre sean altamente positivos, y ello ha dado un espaldarazo contundente al dólar, que se ha mostrado en claro ascenso durante las últimas semanas en el mercado Forex. Frente a él, el peso poco ha podido hacer: desde los 17,48 pesos que llegó a valer el dólar en el mejor momento de la divisa mexicana el pasado mes de julio, las últimas subidas la han colocado en una mucho mejor posición, con un valor de 19,28 pesos por dólar el pasado 10 de enero.

Y es que a la fortaleza reciente del dólar también hay que sumarle las dudas que ahogan al peso en el Forex, siendo una de las cargas más pesadas la cercanía de las elecciones presidenciales. Aunque todavía no hay un favorito claro para los comicios que se van a celebrar el 1 de julio de este año, lo cierto es que uno de los que parten con más papeletas es Andrés Manuel López Obrador. Y éste, precisamente, no es el candidato favorito de los mercados.

López Obrador, que ya perdió dos elecciones presidenciales de forma polémica frente a Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, parece ser el candidato mejor colocado para ocupar la presidencia del estado mexicano y, más importante aún, es visto por el pueblo de México como el único que puede sacar al país del atolladero de violencia y corrupción en el que se encuentra sumido.

Sin embargo, como suele ocurrir, los deseos del pueblo y de los mercados suelen caminar diferentes veredas, y no sería extraño ver como el peso mexicano pierde fuelle en el Forex en caso de darse una victoria del candidato de Morena.

El TLC y la reforma fiscal de Trump

Además, dos de las incertidumbres que lastraban a la divisa mexicana en el mercado de divisas hace un año siguen haciéndolo en este momento. Por ahora, nadie sabe cuál será el devenir del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), un acuerdo que Donald Trump afirmó querer cancelar en diversas ocasiones. De llevar a cabo sus amenazas, esta acción podría lastrar todavía más al peso, que vería cómo los operadores de trading en Forex pierden su confianza sobre esta moneda, ya que gran parte del flujo económico mexicano depende del comercio, negocios y operaciones transfronterizas con sus vecinos del norte.

Por último, otro de los factores que puede tener una gran incidencia sobre la actuación del peso en el Forex es el nuevo marco fiscal federal que pretende implantar el presidente Trump. De llevar a cabo sus promesas (que frase tan recurrente en los análisis de la administración del magnate neoyorquino), el nuevo marco fiscal de los Estados Unidos podría hacerle perder a México parte de su atractivo como espacio de inversión y, así, empeorar sus datos macroeconómicos.

Veremos, pues, lo que ocurre durante este 2018, pero parece que va a ser un año de emociones fuertes para México y, sobre todo, para su divisa nacional.



JMRS