Internacional - Población

La familia del horror

2018-01-16

Al ingresar a la casa, los agentes quedaron estupefactos: hallaron a varios niños amarrados...

 

(ANSA) - WASHINGTON, 16 ENE - Una pareja mantuvo como rehenes, probablemente durante años, a sus 13 hijos, en condiciones infrahumanas, en su casa de California. Se trata de siete adultos, entre 18 y 29 años, y seis niños, entre ellos una pequeña de dos años. Fue una de sus hijas, de 17 años, quien logró escapar y fue la artífice de la liberación de sus hermanos y la detención de sus padres.
   
La joven pudo llamar al número de emergencias con un celular hallado en la casa, informó hoy el comisario del condado de Riverside, donde se encuentra Perris, la pequeña ciudad ubicada a menos de 100 kilómetros de Los Angeles donde está la que ya llaman "casa del horror". Cuando los investigadores vieron a la joven de 17 años pensaron que solo tenía 10, probablemente por las duras circunstancias vividas.
    
Al ingresar a la casa, los agentes quedaron estupefactos: hallaron a varios niños amarrados a sus camas con cadenas y candados, en un ambiente oscuro y maloliente. "Parecían desnutridos, deshidratados y estaban muy sucios", refirieron, y admitieron que les costó entender que siete de los 13 hermanos eran adultos porque todos se veían delgados y demacrados. Actualmente se encuentran hospitalizados mientras que sus padres fueron detenidos bajo la acusación de tortura y maltrato de menores. Se trata de David Allen, de 57 años, y de Louise Anna, de 49.
    
Hasta el momento, ninguno de ellos pudo explicar por qué y desde cuándo tenían a sus hijos en esas condiciones.
    
Pero lo que acrecienta el misterio es cómo pudieron hacer una cosa así sin que nadie advirtiera la desaparición de 13 personas. Los vecinos dijeron que la pareja era "asocial", casi fantasma, que jamás salía de la casa. También refirieron que solo vieron a dos o tres de los niños pero hace algunos años.
    
Pero nadie se preguntó qué sucedía, ninguno de los vecinos fue a golpear la puerta de aquella casa ubicada en el 160 de Muir Woods road.
    
Es una casa como cualquier otra, de una planta, con un jardín trasero, tres autos estacionados en el camino de ingreso y con la decoración navideña todavía en exposición.
    
Kimberly Milligan, una vecina que vive en frente, contó a la policía que vio a la niña más pequeña en brazos de su madre y a otros dos niños pálidos hace dos años, mientras cruzaba la calle. Ahora, en retrospectiva, admite que era extraños no ver ni escuchar nunca a tantos niños. Incluso los abuelos paternos cayeron de las nubes recién ahora: dijeron que no veían a la familia desde hace 4 o 5 años.
    
Hasta el momento, son pocos los elementos disponibles para reconstruir los hechos. La pareja se había mudado de Texas alrededor de 2010. El año siguiente había pedido la quiebra por una deuda que rondaba los 500 mil dólares. En ese entonces, Allen se desempeñaba como ingeniero en una importante empresa de tecnología, Northrop Grumman, en el sector de defensa, y tenía un salario óptimo, alrededor de 140 mil dólares anuales. Ese mismo año, el hombre había inaugurado en su casa una escuela privada, con seis estudiantes inscriptos, entre los 6 y los 12 años, pero en estos casos el Estado no tiene autoridad para monitorear y evaluar a los alumnos. Por otra parte, los investigadores determinaron que la pareja había renovado sus votos matrimoniales tres veces entre el 2011 y el 2015, en la capilla inspirada en Elvis Presley en Las Vegas. Una de las veces hasta estuvo presente un imitador de quien fue una estrella del rock.
    
Incluso, existe una página de Facebook con algunas fotos que inmortalizan aquel momento, con la familia a pleno: parece el retrato de una gran familia feliz pero la verdad, espantosa, era otra. 
 



regina