Internacional - Población

Siria, polvorín de reacciones contra formación de tropas por Estados Unidos

2018-01-19

El gobierno de este país del Levante, que en reiteradas ocasiones exhortó a las...

Por Oscar Bravo Fong

Damasco, 19 ene (PL) La decisión del gobierno de Estados Unidos de entrenar a 30 mil soldados en el norte sirio, en la frontera con Turquía, desató esta semana un polvorín de reacciones en esta región de Medio Oriente, sobre todo en Damasco y la propia Ankara.

Según los halcones de Washington, esa fuerza de seguridad fronteriza permanente la integrarían predominantemente kurdos, además de otros elementos.

Tras el anuncio de la administración estadounidense de ese propósito, apuntalado por una posterior declaración del secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, no se hizo esperar la condena de la ilegal acción por la Cancillería siria.

El gobierno de este país del Levante, que en reiteradas ocasiones exhortó a las fuerzas estadounidenses -unos dos mil soldados-, a que se retiren del territorio nacional, consideró que la organización de armados por el agresor norteamericano atenta contra la unidad e integridad territorial de esta nación árabe.

Las autoridades de Damasco expusieron también que el Ejecutivo del país del Norte, con sus políticas hegemónicas destructivas, intenta fragmentar a Siria y países progresistas de la región para apuntalar al proyecto sionista-norteamericano en esta área.

Estados Unidos, país cuyas fuerzas militares no fueron autorizadas por el Gobierno sirio ni por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a operar en este territorio, con sus medidas de nuevo cuño persigue perpetuar su permanencia en suelo sirio, estiman analistas.

Como si se tratara de un juego político, las autoridades norteamericanas que antes expresaron que la estancia de sus tropas en este territorio mesoriental tenía como razón combatir al grupo Estado Islámico - ahora derrotado-, no las repliegan.

Alegan que permanecerán aquí para asegurar que la agrupación extremista no resurja, sin esconder que tienen como objetivo también disminuir la influencia iraní en Siria y en última estancia apartar del poder al presidente constitucional, Bashar al-Assad.

Denuncias de los propios gobiernos de Siria y Rusia documentan ampliamente que luego de que sus tropas y aviación militar vencieron al grupo Estado Islámico (EI) o Daesh, Washington transportó a varios cabecillas terroristas hacia lugares seguros.

Medios de prensa afirman, por otro lado, que las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza kurdo-árabe respaldada por las unidades militares norteamericanas y que ocupan gran parte del norte sirio, admitieron en sus filas a decenas de miembros del EI.

Tampoco es un secreto que el Pentágono además de formar y entrenar al Daesh, inicialmente utilizó esa fuerza para intentar derrotar al poder Ejecutivo de Damasco, sin conseguirlo ante el demostrado respaldo popular al gobierno.

Complicaron más el panorama militar y político en esta nación mesoriental, donde convivían en armonía grupos religiosos y étnicos, el respaldo financiero y con armas de las Monarquías del Golfo a las agrupaciones takfiríes.

La situación militar subió de temperatura en las últimas horas, por otro lado, luego de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, expresara que ante la creación por Washington de una milicia en las cercanías de las fronteras turcas, Ankara responderá a esa acción.

Turquía reaccionó al plan con el anuncio de que emprendería operaciones militares directas contra las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) en la región de Afrin, al noroeste de Siria, que Ankara considera como una organización terrorista.

Luego de esa amenaza, el gobierno sirio advirtió a Turquía que sus fuerzas aéreas no permitirán que aviones de guerra de ese vecino Estado sobrevuelen su espacio aéreo, ya que tal acto hostil vulnera la soberanía nacional.

Cuando el Ejército sirio y sus aliados experimentan notables avances, con la conquista de territorios y el exterminio de grupos terroristas en la norteña provincia de Idlib y en Damasco-Campo, precisamente las ocupantes fuerzas estadounidenses y de Turquía echan más leña al fuego con renovados soplos de más aires bélicos.



yoselin