Nacional - Economía

Estados Unidos impone aranceles y desata ira mexicana 

2018-01-23

El impuesto, que afecta a varios países, pero sobre todo a México y Corea del Sur,...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 23 ENE - Estados Unidos dio un golpe a México justo en la víspera del inicio hoy de la sexta ronda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), al imponer aranceles a la importación de lavadoras y paneles solares.

El impuesto, que afecta a varios países, pero sobre todo a México y Corea del Sur, asciende a 20% sobre las importaciones de grandes lavadoras residenciales, que irá decreciendo a 2% en dos años.

Los paneles solares por su parte serán gravados con un 30% en el caso de placas y celdas importadas, pero se reducirá a 25, 20 y 15% en los siguientes tres años.

El ministerio de Economía lamentó esta decisión por haber sido adoptada a pesar de que la propia Comisión de Comercio Internacional del país vecino había concluido que no existían perjuicios para la industria estadounidense por la importación de estos enseres mexicanos.

Los propios empresarios del sector en Estados Unidos habían constatado que "el daño por importaciones no está relacionado con productos mexicanos", señaló el comunicado.

La oficina de Representación Comercial de Estados Unidos, encabezada por Robert Lightizer, que también dirige la delegación de su país encargada de modernizar el TLCAN, señaló que "los productores estadounidenses había resultado gravemente lesionados por las importaciones y formuló varias recomendaciones al presidente" Donald Trump.

Según la argumentación de esta entidad, el propósito último es "proteger a los trabajadores estadounidenses".

La medida amenaza con causar perjuicios a un sector valorado en 28,000 millones de dólares que depende en un 80% de piezas fabricadas en el exterior.

El gobierno mexicano señaló que usará todos los recursos legales a su alcance para que Estados Unidos cumpla con sus obligaciones internacionales, en materia de comercio exterior.

México exportó a Estados Unidos entre enero y noviembre del año pasado 208 millones de dólares de lavadoras domésticas con capacidad mayor a 10 kilos, según estadísticas oficiales (44% del total), mientras que a Chile le vendió 36,8 millones, a Canadá 30,8, a Colombia 26,9 y a Perú 9,7 millones.

Los envíos de paneles solares a Estados Unidos son todavía más importantes porque rebasan los 1,000 millones de dólares anuales, es decir, cinco veces por arriba del caso de las lavadoras.

El gobierno de Corea del Sur anunció que interpondrá un recurso ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El ministro de comercio surcoreano Kim Hyung-chong calificó esta decisión como "excesiva" e indicó que "aparentemente constituye una violación de las disposiciones de la OMC".

"El gobierno de Estados Unidos tomó iniciativas mirando más a su situación de política interna que al respeto de las leyes internacionales", agregó el funcionario surcoreano, haciéndose eco del malestar de colosos de su país como Samsung Electronics y LG Electronics.

"Si presentamos el recurso a la OMC podemos ganar. Haremos frente común con otras naciones contra las prácticas de proteccionismo comercial", dijo Kim.

Samsung estimó que las tarifas "son un impuesto para cada consumidor que quiera comprar una lavadora" por lo que serán los propios estadounidenses los que "pagarán más sin tener opciones", mientras LG lamentó también esta decisión de Trump.

Como era de esperarse, la acción cayó como un duchazo de agua helada en el ambiente de las tratativas, iniciadas hoy en Montreal, Canadá, ya de por sí rodeadas de presagios sobre el posible fin del acuerdo, vigente desde hace más de 24 años, que ha triplicado en comercio en la región para elevarlo por arriba de un billón de dólares.

El TLCAN comienza en Canadá con fuertes desacuerdos en particular sobre el tema de la "cláusula Sunset" que prevé la "muerte súbita" del tratado cada cinco años.

También imperan fuertes discrepancias sobre el tópico de las reglas de origen, en particular en el sector automotriz, para que aumente la proporción de partes fabricadas en Estados Unidos en cada vehículo. 



regina