Cultura

Películas de temática judía para reivindicar diversidad cultural de México

2018-01-26

Entre las películas humorísticas de esta edición se encuentra "Guerra en...

Eduard Ribas


México, 26 ene (EFE).- Una mujer con velo, un niño con una kipá, una bailarina de hip-hop y un anciano ultraortodoxo son algunas de las caras que ilustran el cartel del Festival Internacional de Cine Judío en México, que quiere reivindicar la diversidad cultural y la tolerancia en el país.

"Queremos usar la cultura como una herramienta de apoyo a una sociedad más tolerante e inclusiva en un país multicultural como México", dijo a Efe Mark Liwerant, presidente del Consejo Directivo del Festival, que desde hoy proyecta siete películas de temática judía en varios cines mexicanos.

Con 35,000 espectadores por edición, es el cuarto festival de cine judío más importante del mundo, por detrás de San Francisco, Toronto y Londres, y el que más alcance tiene fuera de la comunidad judía, puesto que 70 % de los asistentes no son judíos.

El festival quiere romper con los tópicos que ven el cine judío como algo lejano, puesto que los distintos filmes abordan temáticas que afectan a México como la familia o las migraciones, esta última especialmente relevante por los 20 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, dijo Liwerant.

Este es el tema central de la película "Boda con el enemigo", en la que un palestino-estadounidense acuerda casarse con una chica israelí para que ella obtenga una tarjeta de residencia en Estados Unidos, desatando una guerra entre las dos familias por su amor prohibido.

Cuatro de las películas usan el humor para sobrepasar situaciones complicadas o difíciles, una práctica que comparten tanto la cultura mexicana como la judía, sostuvo Liwerant. "La cultura judía tiene exponentes del humor tan grandes como (el director) Woody Allen", recordó.

Entre las películas humorísticas de esta edición se encuentra "Guerra en la cancha", en la que israelíes y palestinos deciden resolver su centenario conflicto mediante un partido de fútbol, tras el cual el perdedor deberá abandonar Tierra Santa.

Durante las tres semanas que dura cada edición se proyecta una película sobre diversidad sexual. Este año es "El repostero de Berlín", cuyo argumento gira alrededor de Thomas, un joven repostero alemán que tiene una relación con un israelí casado que muere en un accidente de tránsito.

La organización del Festival ha sabido sobreponerse a los terremotos que azotaron México en septiembre pasado y que les hicieron perder las oficinas en el centro de la capital mexicana, así como buena parte de las subvenciones que sostenían el evento.

El 95 % del presupuesto depende de aportaciones públicas y buena parte de ese dinero ha ido destinado a labores de reconstrucción tras los sismos, dijo Liwerant.

Pese a todo, la organización decidió seguir adelante con la edición número 15, una cifra que indica madurez en la cultura mexicana, sostuvo Liwerant, quien explicó que la calidad de las películas ha mejorado y que todas las de esta edición han recibido algún premio en los festivales de Cannes, Berlín o Jerusalén.

"Esta edición nos recuerda que la vida hay que verla con optimismo pese a las adversidades de los tiempos", argumentó el director del Festival, Isidoro Hamui, durante la presentación del acto ante los medios de comunicación.

Hamui, quien reivindicó su múltiple identidad mexicana, judía y árabe, celebró que "México es un país abierto a la diferencia", algo que el festival intenta plasmar.

Por todo ello, "El Festival para Todos" es el lema que encabeza esta edición, que se extenderá hasta el 15 de febrero en 17 cines de Ciudad de México, Guadalajara, Mérida, Tijuana y Querétaro, entre otras ciudades mexicanas. EFE



regina

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...