Internacional - Política

El régimen egipcio recurre a un candidato de última hora para salvar las presidenciales de Al Sisi

2018-01-29

A contrarreloj, Musa ha salvado todos los obstáculos que le separaban de unas elecciones...

FRANCISCO CARRIÓN | El Mundo

En el último suspiro, rozando la hora de cierre del proceso de registro de candidatos, el presidente de un partido extraparlamentario y forofo confeso de Abdel fatah Al Sisi ha presentado la documentación requerida para convertirse en el único rival del mariscal de campo en unos comicios presidenciales que la oposición considera un "insulto" al país mientras insta al boicot y advierte de que no reconocerá los resultados.

El oscuro e inesperado contrincante del actual presidente se llama Musa Mustafa Musa. Hasta ahora, era el máximo dirigente de Al Gad ('Mañana', en árabe), la escisión de un partido fundado en 2004 por Ayman Nur, un opositor del régimen de Hosni Mubarak que abandonó Egipto tras el golpe de Estado de 2013. Sin ocultar sus verdaderas lealtades, Musa ha anunciado su intención de concurrir a las elecciones desde su página personal de Facebook, entre imágenes de veneración a Al Sisi y su segundo mandato. "Apoyo a Al Sisi", esboza el fotograma que ilustra la cabecera.

A contrarreloj, Musa ha salvado todos los obstáculos que le separaban de unas elecciones previstas para los próximos 26, 27 y 28 de marzo. El repentino rival de Al Sisi ha obtenido 47,000 firmas -necesitaba 25,000 procedentes de 15 provincias- y el apoyo de 36 parlamentarios -bastaba una veintena-. Hace semanas 464 de los 596 diputados respaldaron al ex jefe de las fuerzas armadas para concurrir en unos comicios que serán una formalidad para obtener su segundo mandato en palacio. Su equipo presentó un millón de rúbricas.

El abogado del nuevo candidato ha entregado, además, los resultados de las pruebas médicas a las que se ha sometido, requisito previo a la presentación de la candidatura. El plazo de registro ha concluido a las 14.00 horas de este lunes. A falta de la publicación de la lista preliminar de candidatos, programada para el miércoles, Al Sisi y Musa han sido los únicos en completar un proceso del que se ha apeado el resto de aspirantes tras una intensa campaña de arrestos, intimidación y obstáculos.

En declaraciones al diario privado 'Al Masri al Yum', Musa ha reiterado su apoyo cerrado a Al Sisi y ha reconocido que Egipto necesita otro candidato "para no dañar la imagen del país". Fieles a su humor más ácido, los internautas egipcios han comenzado a mofarse del rival de Al Sisi difundiendo el culto al militar que proyecta el Facebook del rival. Las imágenes que decoraban la página han sido retiradas poco después.

La oposición llama a boicotear los comicios

"La situación política es desastrosa. Hay un total bloqueo informativo y un asalto a las libertades. Los caminos de la política están totalmente cerrados", denuncia a EL MUNDO el periodista egipcio Abdelhalim Qandil. Alarmado por la ausencia de rivales, el régimen ha activado en los últimos días la maquinaria para buscar al menos un candidato.

El primer intento acabó en fiasco. El sábado el partido Wafd -una de las formaciones más vetustas del país- se reunió para dirimir si proponía a su presidente Sayed al Badawi como rival. La sesión concluyó con la negativa de servir de comparsa. "Nadie salvo Al Sisi puede enfrentarse a los retos del país", expuso su cúpula de notables, partidarios -como Musa- de la candidatura ganadora de Al Sisi.

La vía libre del actual presidente, tras desembarazarse de púgiles complicados como el ex primer ministro Ahmed Shafik y el ex jefe del Estado Mayor del ejércitoSami Anan, ha suscitado la indignación de la débil oposición, víctima de un lustro de feroz represión. Algunos de sus rostros más conocidos han llamado a boicotear la cita con las urnas y desmantelar la Autoridad Nacional Electoral, encargada de velar por el proceso.

"Instamos a nuestro gran pueblo a boicotear estas elecciones por completo y no reconocer de ningún modo los resultados", desliza el manifiesto. A juicio de sus firmantes, el organismo ha permitido "la interferencia del aparato de seguridad y la administración en las elecciones presidenciales", así como la manipulación de los medios de comunicación y la eliminación y persecución de todos los aspirantes. Entre los autores de la declaración, figuran el ex candidato Mohamed Anuar el Sadat, sobrino del ex presidente Anuar el Sadat y el islamista Abdel Moneim Abulfutuh, que participó en los comicios presidenciales de 2012.

"Están acabando con cualquier oportunidad de transferencia pacífica del poder", advierte el documento. "No solo por la falta de competencia política real sino también porque es el primer paso obvio a cambiar la Constitución y eliminar el límite de los mandatos presidenciales". La Carta Magna fija en dos el máximo de mandatos al que puede aspirar un presidente. En los últimos meses, algunos acólitos del régimen han voceado su propuesta de desechar el artículo en beneficio de Al Sisi.

El boicot no es la única medida que ha esbozado la oposición. El Sadat ha exhortado a "figuras públicas y líderes políticos" a emprender "una marcha pacífica hacia el palacio de Ittihadiya [en el barrio cairota de Heliópolis] para reunirse con Al Sisi y hacerle llegar demandas concretas acerca del futuro de la transición democrática y la participación política en un momento en el que el país es testigo de la muerte de la política".



regina