Internacional - Política

HRW: Perú intenta disfrazar como humanitario indulto "político" de Fujimori

2018-02-02

Además, aseguró que la misma legislación peruana lo prohíbe, incluso...

 

San José, 2 feb (EFE).- La organización Human Rights Watch afirmó hoy que el Gobierno de Perú intenta "disfrazar" como humanitario el indulto otorgado al expresidente Alberto Fujimori, cuando en realidad se ha tratado de un asunto de carácter político.

Así lo aseguró el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, en entrevista con Efe después de la audiencia que se celebró este viernes en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) acerca de la validez del indulto.

"Es importante para el Gobierno de Perú disfrazar esta decisión, que es evidentemente política, como un indulto humanitario. Hay suficientes evidencias que demuestran que esto fue simplemente el resultado de una vulgar negociación política para impedir que el presidente Pedro Pablo Kuczynski fuera objeto de un juicio político", declaró Vivanco.

Según Vivanco, Perú ha aplicado esa estrategia porque "le teme a la jurisprudencia de la Corte Interamericana", y porque "sabe que el derecho internacional prohíbe los indultos a personas que cometieron crímenes de lesa humanidad".

Además, aseguró que la misma legislación peruana lo prohíbe, incluso para delitos de secuestro, por los que Fujimori también fue condenado en la justicia interna.

Vivanco comentó que la Corte Interamericana no cuenta con jurisprudencia acerca de los alcances del indulto humanitario y que esta es la oportunidad que tiene para pronunciarse al respecto, sobre todo si procede para condenados por delitos de lesa humanidad.

La audiencia en la Corte Interamericana fue solicitada por las familias de las víctimas de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, ocurridas durante el Gobierno de Fujimori (1990-2000), y por las que el tribunal continental condenó al Estado en 2001 y 2006.

Las víctimas consideran que el indulto concedido a Fujimori es una violación a las sentencias, que ordenaron al Estado castigar a los responsables de las matanzas.

Fujimori fue condenado por la Justicia peruana en 2009 a 25 años de cárcel por la autoría mediata (con dominio del hecho) de las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos, en las que murieron 25 personas, y el secuestro de un periodista y un empresario en 1992.

El actual presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, otorgó el 24 de diciembre pasado un indulto, que justificó en razones humanitarias de salud, a Fujimori, de 79 años.

Kuczynski también le otorgó el derecho de gracia presidencial, por lo que el exgobernante no podrá ser procesado en un juicio abierto por el asesinato de 6 personas en el distrito de Pativilca (norte de la región Lima).

Según la defensa de las víctimas, el indulto se trata de un acuerdo político bajo un contexto en el cual la bancada de la fracción legislativa fujimorista ha arrinconado al Gobierno porque cuenta con el control del parlamento.

Por su parte, la representación del Estado peruano defendió hoy ante la Corte Interamericana la legalidad del indulto y rechazó que se trate de una movida política.EFE



regina