Tras Bambalinas

La "cazadora de hombres" que reaviva el Rusiagate

2018-02-12

En el cuartel general de Alexei Navalny, el 'cruzado' anticorrupción y frustrado...

XAVIER COLÁS | El Mundo

En el cuartel general de Alexei Navalny, el 'cruzado' anticorrupción y frustrado candidato a la Presidencia de Rusia, saben que cada vez que alguien franquea su puerta no tiene por qué ser para ayudar. Con sedes abiertas por todo el país, han sido víctimas de escraches del más diverso tipo: cosacos tomando la sede, señoras de la tercera edad clamando contra él y ataques con pintura verde.

Sin embargo, el día que entró un grupo de chicas ataviadas con sugerentes prendas de látex y disfraces provocativos, el equipo investigador no podía imaginar que la tropa que el enemigo había enviado a molestar iba a ser la llave que abre la puerta al escándalo del mes. Nastya Rybka, la picarona bielorrusa que comandaba a las pecaminosas escrachadoras, es muy conocida en Instagram y en comisaría. Fue arrestada hace unos meses tras manifestarse desnuda frente a la embajada de EU en defensa del productor norteamericano Harvey Weinstein, acusado de acoso sexual y violación.

Rybka, de cintura de avispa y labios vigoréxicos, se define públicamente como una "cazadora de sexo". Relacionada en programas de televisión con "la industria de las escorts", ella se ha promocionado como amante de Oleg Deripaska, un oligarca ruso dueño del negocio del aluminio y vinculado a su vez con el 'Rusiagate', que es ya el apodo judicial de la supuesta injerencia rusa en la campaña electoral de EU. La historia no hubiese ido mucho más lejos si a Rybka no le encantase documentar sus conquistas con vídeos y fotos en redes sociales e incluso en un libro titulado 'Cómo seducir a un millonario' que enseña a las mujeres a 'cazar' hombres.

Así ha quedado al descubierto que el viceprimer ministro ruso, Serguei Prijodko, se reunió secretamente con Deripaska para discutir las relaciones con Estados Unidos poco después de que Paul Manafort (ex jefe de campaña de Donald Trump) ofreciera informes al oligarca sobre la campaña republicana. Así lo delatan varios vídeos descubiertos por el activista opositor ruso en el perfil social de la chica, que en su libro ha cambiado los nombres pero da tantos detalles que es evidente que al que ella llama "papi" es el poderoso alfil de Putin. Aunque en el sonido de los vídeos captados por la chica no se habla de Trump, las circunstancias de secretismo con las que se produce la reunión han dado munición para todo el año a los amantes de la conspiración: el alto funcionario comparte yate con el oligarca en aguas internacionales y lo abandona antes de llegar a puerto porque, según la modelo, "no puede ser visto en el desembarco". Un avión privado pagado por Deripaska recoge a cada uno y todo pagado por el 'rey del aluminio', siempre según la versión de Navalny.

Este 'destape' llega cuando ya se ha publicado que Deripaska contrató a Manafort con un acuerdo de ocho millones de dólares en 2006 después de que este 'insider' de Washington propusiera una campaña para "beneficiar en gran medida al gobierno de Putin" influyendo en la política y los medios estadounidenses, según informó Associated Press el año pasado. Oleg Deripaska contestó ayer en un post de Instagram anunciando acciones legales contra las falsedades de Navalny. Deripaska desactivó los comentarios cuando el propio Navalny comentó su post preguntando qué acusaciones en concreto eran falsas. Ya en enero, demandó a Manafort por supuestamente haberle defraudado por más de 14 millones de euros.

Para Navalny el escándalo llega caído del cielo. En un vídeo de 25 minutos colgado en su web, el bloguero y opositor desgrana la turbia historia, donde no falta dinero y sexo, para acabar por denunciar que Prijodko posee "un palacio" y dos apartamentos por un valor total de unos 13 millones de euros "de procedencia completamente inexplicable". "Un oligarca pasea en su yate a un funcionario de alto rango. Eso es un soborno", clama Navalny, que asegura que "la fiesta con chicas" y el viaje de Prijodko también lo debió de pagar de su bolsillo Deripaska, por lo que "eso es otro soborno".

Usando las fotografías de Rybka y fuentes abiertas para identificar el yate, que es oficialmente propiedad de la madre de Deripaska, Navalny descubre a través de un servicio de rastreo que el barco había estado navegando cerca de la costa noruega. También incluye imágenes de otro vídeo en el que puede verse en un yate al oligarca Oleg Deripaska, acompañado por quien parece ser Prijodko y varias chicas, que Navalny califica de prostitutas.

La propia Rybka ha publicado una captura de pantalla del vídeo de Navalny agradeciéndole su "preocupación" por la circulación de su libro. "Por cierto, VVP [Vladimir Vladimirovich Putin] ya leyó el libro", escribió la joven, que no pierde comba en ninguna polémica.


 



regina