Internacional - Población

Donantes ofrecen a Irak un tercio de lo que Bagdad pedía para reconstrucción

2018-02-14

Las promesas fueran hechas en el último día de la conferencia internacional de...

 

El Cairo, 14 feb (EFE).- Los países y organismos internacionales reunidos en Kuwait prometieron hoy 30,000 millones de dólares para la reconstrucción de Irak tras la guerra contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), un tercio de los 88,200 millones que Bagdad calcula que necesitará en los próximos cinco años.

Las promesas fueran hechas en el último día de la conferencia internacional de donantes celebrada esta semana en Kuwait por los principales aliados de Irak, en especial sus vecinos árabes y la ONU y la Unión Europea, aunque la mayor parte de esa cifra son préstamos e inversiones, y muy pocas donaciones directas.

Pocos participantes anunciaron donaciones directas, sin llevar aparejadas contrapartidas, y no se ha establecido una fecha límite para la entrega de los fondos, sino que la ONU y el Banco Mundial harán un seguimiento de las promesas hechas en la conferencia, calificada de exitosa por el anfitrión.

"El éxito de la conferencia nos hace ser optimistas respecto al futuro y la estabilidad de Irak", declaró el emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah.

El mandatario dio las gracias a la ONU y la UE como "principales participantes" y se mostró convencido de que "los resultados de esta conferencia contribuirán de forma efectiva en la reconstrucción" de Irak.

La Unión Europea anunció que destinará 400 millones de euros (unos 495 millones de dólares) a acciones humanitarias, de desarrollo y estabilización, que serán costeados con fondos del presupuesto del bloque.

Por su parte, la ONU presentó un programa de estabilización de dos años, valorado en 1.050 millones de dólares, que se dirigirá a comunidades consideradas "de riesgo", por el peligro de que puedan volver a convertirse en focos de extremistas si no se les ofrece asistencia.

Mientras, Turquía prometió 5,000 millones de dólares en préstamos y Estados Unidos elevó en 3,000 millones sus créditos concedidos al país árabe.

De los países vecinos del golfo Pérsico, Emiratos Árabes Unidos anunció una ayuda directa a la reconstrucción de 500 millones de dólares, además de otros 5,500 millones en inversiones en el puerto de Um Qasar y en la base aérea de Al Rashid.

Arabia Saudí desembolsará 1,500 millones de dólares en inversiones y ayuda al fomento de las exportaciones de Irak, que se concentran en el sector petrolero; mientras que Kuwait ofrecerá una ayuda de 2,000 millones, la mitad en inversiones y la otra mitad en préstamos.

En el mismo contexto, el Banco Mundial anunció un acuerdo con el Gobierno iraquí para dos proyectos que suman 510 millones de dólares, por lo que la financiación total a este país asciende a 4,700 millones de dólares.

Las ONG que participaron desde el pasado lunes en un encuentro paralelo a la conferencia de donantes anunciaron compromisos totales por 310 millones de dólares en proyectos humanitarios en Irak.

Al término de la cita internacional, el ministro de Exteriores de Irak, Ibrahim al Yafari, admitió que la cifra recaudada "es poco respecto a lo que se necesita para las ciudades destruidas", pero aseguró que su Gobierno valora las aportaciones, "que no son pocas".

El titular destacó que, además de los enormes daños materiales, el conflicto con los yihadistas ha dejado 18,000 muertos y 36,000 heridos en su país.

Asimismo, aseguró que Irak "congeló todas las disputas" internas y "unió todas las fuerzas" de las que dispone para combatir al EI, desde la irrupción del grupo radical en su territorio a mediados de 2014 hasta la expulsión del mismo a finales de 2017.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, había pedido anteriormente el apoyo de la comunidad internacional, argumentando que el "desarrollo en Irak" supone "desarrollo para toda la región".

Además, aseguró que su Gobierno está esforzándose en eliminar las trabas burocráticas y legales para fomentar las inversiones privadas extranjeras, que serán fundamentales en la fase de reconstrucción y en sectores claves como las infraestructuras y el petrolero.
 



yoselin