Internacional - Población

No hay palabras que hagan justicia a los niños asesinados: UNICEF

2018-02-20

Se trata de uno de los ataques más mortíferos de la guerra en Siria. En concreto, ese...

 

EL MUNDO | En blanco y con una declaración de una línea. Así de escueto y conciso ha sido el comunicado distribuido hoy por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) tras conocerse la noticia de la muerte de un centenar de personas en un sólo día por ataques en Guta.

Se trata de uno de los ataques más mortíferos de la guerra en Siria. En concreto, ese centenar constituye la cifra más alta en tres años. Entre las víctimas, se encuentran 20 niños. Las imágenes de menores heridos, muertos o siendo auxiliados entre los escombros han dejado "sin palabras" a Unicef, organismo acostumbrado a realizar informes de la situación de la infancia en todo el mundo.

Además, seis hospitales han sido bombardeados en 48 horas en Guta y tres de ellos se encuentran fuera de servicio, según ha informado France Presse.

El escueto comunicado enviado por Unicef contiene el título 'La guerra contra los niños en Siria. Informes de bajas masivas entre los niños en Guta oriental y Damasco' y ha sido enviado en blanco con una única declaración de Geert Cappelaere, director regional de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte: "No hay palabras que hagan justicia a los niños asesinados, sus madres, sus padres y sus seres queridos".

En una nota al pie, el organismo ha aclarado: "Unicef quiere difundir esta declaración en blanco. Ya no tenemos palabras para describir el sufrimiento de los niños y nuestra indignación. ¿Quienes infligen este sufrimiento todavía tienen palabras para justificar sus actos bárbaros?"

No es la primera vez que llegan imágenes de horror desde Guta. Como informó el año pasado EL MUNDO, en este enclave se usa el hambre como arma de guerra. El pasado octubre, Unicef ya alertó que más de 1,500 niños están en peligro de sufrir problemas alimenticios.

No hay que olvidar que a finales del año pasado un bebé, víctima de los bombardeos en Guta, al que le faltaba un ojo y llamado Karim, se convirtió en un nuevo símbolo de la guerra siria. Su imagen se hizo viral porque unos activistas impulsaron una campaña a través de internet para dar ánimos al pequeño y para recordar el sufrimiento de los más de 400,000 civiles atrapados en Guta. Las etiquetas que se difundieron entonces fueron #SolidarityWithKarim (#SolidaridadConKarim) y #StandWithKarim (#ApoyoAKarim) y múltiples personas se fotografiaron cubriéndose el ojo izquierdo en solidaridad con el pequeño Karim.



yoselin